Ir a Posada de Mantecona
 


CMIX: Tambores.
Por Baranduin
 
Tambores. Ecos. Martillos y temblores. Algún que otro grito, dando órdenes por los pasillos; algún último rugido de nuestros enemigos al morir. Y entre ruido y ruido...

Silencio. Estruendoso y atronador silencio, en esta aislante penumbra mecida por el súbito palpitar de las velas iluminando la roca. Fantasmales dibujos y signos se mueven inseguros al son de la llama. Signos que narran alguna historia, tal vez, ocurrida tiempo atrás. No lo sé. Nunca me enseñaron otra lengua que la de nuestros Padres, y ésta nunca se pone por escrito.

Sólo éramos tres cuando todo empezó. ¡Oh! Cuánto desearía estar allí afuera, luchando junto a mi familia por nuestro hogar, y aunque muriese... al menos moriría peleando, defendiendo lo que es nuestro por derecho, porque perteneció a nuestros padres y a los padres de los nuestros. Y sabría lo que ocurre allí afuera; si ganamos, si perdemos. Pues no es peor la muerte rápida que el ir muriendo poco a poco por la angustia de no saber qué es lo que ocurre...


Pues no es el miedo lo que aquí me ata. No es el temor a la Muerte, ni la ignorancia en el arte de las armas, ni el deseo propio tan siquiera. Y no hablo por orgullo ni vanidad al decir que sé empuñar un arma mejor que muchos de los de mi clan, y nada hay más fuerte en mí que el deseo de luchar junto a mi marido y mi padre. No es la falta de valor, sino las órdenes, las que aquí me atan. El Señor ordenó que cada una de las tres fuese separada de las otras dos, y escondida en estancias distantes. Y no es exactamente porque sea mujer. Hay un matiz.

Estoy embarazada.


Nunca nacieron muchos hijos, pero cada vez son menos. Y menos mujeres aún. Dicen que tiempo atrás un hechicero maldijo nuestro clan. "Los vientres de vuestras mujeres contendrán estéril tierra". Nada dice la tradición sobre la causa de esta terrible maldición. Tal vez sólo sea una leyenda. Pero de seguir así, su propósito, nuestra extinción, se hará realidad.

Así, mi clan se internó en las montañas, buscando alejarse cada vez más de los seres del exterior, aún con los que siempre mantuvo buenas relaciones. Y aún cuando nuestro número descendía, nos aferramos a la ilusión de que nuestro encierro servía para algo. Por que era eso. Una sucia, una burda ilusión, que nos impidió ver el verdadero mal, algo cuyo origen no estaba en otra parte sino en nosotros mismos, en nuestro propio interior. Una maldita ilusión, que no nos dejó ver el jodido problema, para poder ponerle alguna solución.

"Mierda", me oigo decir a mí misma. Me seco las lágrimas, confusa, y me tumbo en el catre de que disponía. Y ahora, ahora sí que no tiene sentido buscarle solución. A menos que podamos resucitar a los muertos, nuestro número será tan pequeño...

Un pequeño temblor. Seis o siete voces cruzan el corredor, en dirección al Salón Principal. El Ala Sureste ha caído en manos del Enemigo. Una imagen, un rostro, viene a mi mente. Rathrin. Ella estaba allí. Espero que la salvasen.

Poca esperanza me queda para mi pueblo. Aún si vencemos, no habrá mujeres. Si al menos naciese una niña... Si mi hijo fuese una niña, sería Sûtl, la Esperanza de nuestro pueblo. Si no, estamos condenados. Y yo sólo puedo esperar. Me siento tan cansada y mojada...

Un dolor punzante me devuelve a la realidad. "¡Oh, por favor, no! ¡Ahora no!". Los tambores han dejado de sonar, y mis voces resuenan en la habitación. El fruto de mi vientre pugna por salir. Levanto las piernas, y lucho por respirar. No sé cuanto tiempo pasó hasta la siguiente contracción. El silencio sepulcral hacía cada segundo eterno. Intenté relajarme, hacer en mi mente imágenes de las aguas tranquilas del lago. Cientos de ondas, como si un cascote rompiese bruscamente la paz de la superficie, llegaron con la siguiente contracción. Y en ese momento alguien golpea la puerta.


Literalmente, dejo de respirar. Deseo con todas mis fuerzas que sean los nuestros. Pero no, no era una lengua amiga. De eso, no me cabe duda. Intenté guardar silencio, pero las contracciones llegaban cada vez más rápido. Grito, gimo, maldigo, mientras la criatura que había guardado en mi interior atraviesa mis entrañas. Y al instante, intentan derribar la puerta.

Ya no me cupo duda. El Ala Nordeste también había caído, y como termitas aquellas pestilentes criaturas se dirigían ahora hacia el Salón Principal. Nuestra esperanza residía en el Oeste.
La mía, en la muerte.


El suelo tembló, y las velas cayeron y se apagaron. Y yo luchaba por hacer ver la luz a esa criatura, en la más completa de las obscuridades. Los golpes en la puerta cesaron; debían de haberse ido a por un ariete.

Y finalmente nació. En mi interior, dos sentimientos se contrapusieron, luchando a muerte en mi alma. Deseaba que estuviese vivo, que pudiese mecerlo y amamantarlo, besarlo, criarlo, acariciarlo y verlo crecer. Y por el otro, rogaba a Mahal que lo librase de otra muerte aún más horrenda. Un bramido en el corredor le hizo arrancar el llanto. Tanteé en la obscuridad hasta encontrarla.

Era una niña. Mientras limpiaba sus barbas y la acercaba a mi pecho para amamantarla, la tenue luz que se filtraba a través de los incandescentes travesaños de la puerta me permitió verlo.

Al otro lado, el Fuego esperaba para devorarnos.
 
Baranduin
 
 
 

506 personas han leído este relato.

Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 23-02-2007 Hora: 03:12
o no se lo dejo en

Fecha: 16-08-2005 Hora: 11:40
Muy bueno Baranduin. Creo que es el que más me gusta de todos los que has subido.
Para no haber estado embarazado nunca, te pones muy bien en la situación!! solo un pequeño detalle técnico... la mejor posición para parir, es estando de cuclillas, ya que la ley de la gravedad ayuda lo suyo. Y creo que una mujer estando sola elegiría esa posición, ya que el bebé suele neesitar una pequeña ayuda para salir del todo si la mujer está tumbada, que es lo que me hace pensar las frases de levantar las piernas para respirar y la de buscar al bebé en la oscuridad...

Fecha: 07-08-2005 Hora: 16:31
Laeron, exactamente eso es lo que yo te decía, que está sujeto a interpretación. No sólo de "cuál" es el enemigo, sino incluso del valor de la situación en sí.

Fecha: 28-07-2005 Hora: 09:31

Fecha: 27-07-2005 Hora: 20:44
muy bueno...me encantó....

Fecha: 27-07-2005 Hora: 13:54
No se, Silon, yo no veo tan claro que al final se muestre el fuego como el verdadero Enemigo... está sujeto a interpretación ¿podría ser un Balrog ardiente?...

Fecha: 27-07-2005 Hora: 01:52
Me ha encantado, pero estoy de acuerdo con Falas en que las palabras "Mierda" y "Jodido" están fuera de lugar quizá otros términos hubiesen sido más adecuados.

Fecha: 26-07-2005 Hora: 15:49
Es un escrito realmente emotivo, muy tierno. Me gusta el afán protector de la madre, y como dice Silon, el final. Aunque no me gustó tanto como los Pesares del Caminante, es precioso.

Fecha: 24-07-2005 Hora: 23:51
No estoy de acuerdo con Laeron. El final es lo mejor. Nos dice que en realidad la mujer vive en una ilusión, pues la casa se está quemando, y esos momentos son ya inútiles. O no. El fuego espera... una frase muy particular, dándole al fuego capacidades humanas... ¿a quién le toca decidir sobre la vida de esa madre y esa hija? ¿importa realmente la veracidad del momento?

Fecha: 24-07-2005 Hora: 21:33
Con este relato regresas a ese tono frío y casi hermético más característico de antiguos relatos tuyos. Si bien es verdad que casi puedo imaginar y sentir el ambiente, la atmósfera que describes hay ciertos términos con los que no consigo imaginar al personaje diciendo o imaginando como "mierda" o "jodido"...no sé...Lo siento pero no me ha emocionado como los anteriores relatos; quizás el tema se merezca unas frases más largas y menos cortantes. Sin dudas relatáis sobre temas la mar de interesantes y llamativos; ahí no nos dejáis de sorprender

Fecha: 23-07-2005 Hora: 18:27
Sabes como crear situaciones dramáticas. La tensión, la agonía, la amargura. Todo está muy bien reflejado... Un final muy lícito y que te hubiera dejado casi mas acongojado sería dejarlo en "alguien golpeó la puerta". El desconocimiento te haría incluso plantearlo más dramáticamente. Pero de todas maneras el restante final es también muy bueno.
¿Los niños enanos ya nacen con barba?

Fecha: 22-07-2005 Hora: 19:09
Sinceramente, me ha encantado. No sólo por si es "bonito"... no se si me explico... Que deja a un@ anonadad@