Ir a Posada de Mantecona
 


El Viaje de los Surranes
Capítulo 5
Krap
Por dargos
 
El camino ya estaba trazado, luego de que los tránsfiros hubieran partido a la guerra, los surranes habían decidido hacer lo mismo, irían a las ciudades-gruta, encaramadas en los Arnes, en los montes Groes, para buscar refuerzos y cuando las filas de Orusco estuvieran distraídas con los tránsfiros se introducirían como una aguja en Mortana la Vella.
Las hermosas y verdes costas de río, en la parte sur, parecían brillar en el mediodía en uno de los pocos lugares intactos por el mal, los surranes se detuvieron, sacaron unos panes de sus mochilas y Ulior, tomo un cuchillito, afilo una rama y ensartató un pez en ella, era un Grazne, un pez rosa y dorado que tenia una carne fragante y deliciosa, lo prepararon hervido con raíces y hojas aromáticas y lo comieron.
Cerca de la tarde, en el octavo descanso, el suelo comenzó a temblar, de repente unas enormes rocas, como riscos, salieron de la tierra abriendo grietas llenas de desbordante lava, las aguas caían a las hendiduras y se transformaban en pestilentes vapores que ascendían al cielo en forma de espiral, gacelas y conejos huían dando saltos por el valle y los surranes los imitaban, la tierra se rasgaba mas y mas y grandes chorros de lava y vapores de agua y azufre eran desprendidos por las rasgaduras, los pastos y los matorrales se quemaban lentamente, la zona se volvía una tierra áspera y vil a cada minuto.
De repente un grito se escucho muy distante para los surranes, Froromhir advertía que no se respirara el vapor. Pero ya era tarde, Shiva había inalado un poco, una fuerte opresión en el pecho fue lo primero que sintió, seguido por una tos raspante, luego cesó y mientras se retorcía en el suelo, intentando respirar, la lava descendió y un vapor gélido salió de las grietas, las rocas sobresalientes que poblaban el lugar se endurecieron y la lava se congelo, una bocanada de aire lleno los doloridos pulmones de Shiva, luego otra, y otra, pero en un momento, cuando todos sus amigos la rodeaban, cuando todo mejoraba, comenzó a toser y sangre salió de su boca, a chorros, sus amigos lloraban a su lado, por la incertidumbre y por la ira, la Elfa entre toses y sangre y la opresión renovada que sentía y el fuerte dolor en los agarrotados músculos dijo:
-No respiren el aire gélido- y se desvaneció...

La ira se revelo en los ojos de los surranes, Arnor creo con lentitud una burbuja enorme, que cubrió a la malherida y la ascendió unos metros, de repente, cuando todo estaba quieto y el viento gélido se desvanecía, un aullido chirriante rompió el silencio, unos lagartos de tres metros de largo salieron de las grietas, eran de color azul, casi transparentes, tenían crestas pinchudas, una hilera de espinas unidas por una membrana que recorrían el lomo y la cola, además poseían dos filas de filosos dientes, los seres fueron atacados por un reno enfurecido, este último, recibió el mordisco de un lagarto y cayò congelado al suelo.
Froromhir descargó una tras otro casi diez flechas, del carcaj de Shiva, contra los reptiles, mató seis, Ulior desenvainó su sable y atacó y dio muerte a cinco bestias, Arnor, alzó su basculo con su mano derecha y la piedra que había en el ápice del bastón mágico brilló como una lámpara encendida, una nube grisácea apareció en el cielo y un rayo plateado descargo su potencia contra los monstruos, un fuerte chillido se escapó de los bichos, pero millones de alimañas brotaron como hormigas de un hormiguero desde las fisuras, atacando a los amigos, un millón de aves surcaron el cielo en dirección suroeste...

***

Un montón enorme de aves llegaron a la torre con ventanas, donde el rey Orusco reposaba en una butaca de madera, una se le acercó, y tomó la forma de lo que en realidad era, un hechicero maligno.
-Mi señor, dijo, le traigo hermosas noticias de las tierras del norte...
-Excelente, dijo, pero de repente su sonrisa se desvaneció, un humo verde y bastante espeso apareció en el cielo, lentamente ascendió, una de las siete Piedras del Destino estalló, Orusco gritó con fuerza, bajo las escaleras y se dirigió a los cerros Mortanos, parte de los Arnes, donde estaba el reducto de los Bakenos y los Hísparos, donde se recluaban los siervos del mal...

***

Humos hediondos, se desprendían a bocanadas de las montañas, unas pestilentes hogueras eran encendidas por los seres de los campamentos.
Allí eran reclutados, por así decirlo, ya que mas que un reclutamiento era una cacería, los seres que engrosaban las filas del rey Orusco, éste caminó hasta una roca, en el final del camino, ésta tenia una grieta muy ornamentada, el rey, sacó una cajilla de oro, y la introdujo en la grieta, la cajilla calló, dando un golpe estrepitoso y haciendo hundir una saliente, esta movió un perno y la puerta se abrió, su Majestad, comenzó a caminar por la galería de los cristales, allí habían seres horribles, que habían sido cazados y encarcelados bajo muros de magia cristalizados, el Rey llego a un tramo del camino, miro a su derecha y comenzó a reír a carcajadas…

***


Los surranes luchaban tanto como podían, matando a las millones de criaturas que salían de las grietas, de repente una daga delgadísima y con el filo algo doblado surcó el aire dando giros, tres lagartos fueron ensartados por el arma, luego de entre los faustos humos que eran desprendidos por los huecos apareció un guerrero, izo su espada con ambas manos y mato de un solo corte a cuatro alimañas, mas tarde, unos terribles ojos rojos aparecieron entre la niebla, el caballo comenzó a galopar, su jinete tenia dos espadas atadas con una cadena esta estaba enrollada a sus brazos, a la carrera comenzó a girar las armas a ambos lados, mas de ocho seres fueron derribados, al llegar frente a los surranes, paro en seco, una risa se dibujo en su demacrado rostro…


***

La puerta se cerro tras el rey haciendo un sonido metálico, Orusco se puso su abrigo de piel sobe la espalda, unos seres gigantes, aparecieron y colocaron una tabla con decorados de oro y un trono sobre el suelo, el rey se sentó sobre el sitial y giró la mano, los seres tomaron unos tubos de hierro que había a los lados de la tabla y la levantaron, el rey dio la orden de que se movieran, en su recorrido vio lo que para el era el paraíso, sus hombres castigaban con látigos a los Bakenos (de una fuerza mayor a la de los Hísparos) para que transportaran el carbón para las hogueras, del otro lado estaban los estos últimos (algo mas astutos que los Bakenos) preparando las armas y las armaduras en los talleres, de repente unas carretas enormes de hierro forjado, tiradas por roznes llegaron al campamento, lentamente se estacionaron en unos galpones enormes, los jinetes de los carros bajaron y quitaron unos largos tubos de rimanio (un metal de una dureza inimaginable) que había en las esquinas de las carretas, mientras unos enormes y delgados seres, se llevaban a los roznes a los establos, cuando hubieran sacado el ultimo tubo de metal las paredes de los carros cayeron haciendo un gran estruendo, los seres que había dentro eran horribles, en la cabeza poseían un ojo de enorme tamaño además tenían verrugas por doquier y un pestilente olor, iban atados, lentamente fueron empujados hasta las mazmorras para que se prepararan para la guerra…

***

-Quienes son???, dijo el jinete.
-Somos quienes menos se esperan.
-No serán los Surranes que buscan aliados para combatir a Orusco, no serán los amigos de Pirau, no???
-Como sabes todo eso??? dijo Arnor en su segunda intervención
-Soy el hermano de su amigo, me llamo Merkel y no soy un tránsfiro como mi hermano, ellos son unos amigos, Ronda y Eludio, del olvidado pueblo de los…
-Orfos, completó Froromhir, viven en las Daininas, se los creía desaparecidos, donde viven ahora???
-En tierras subterráneas, aquí esta una de las ciudades mas importantes, aunque ya olvidada y abandonada por la mayoría de los Orfos, dijo Ronda mientras limpiaba su daga…
De repente un rayo cayò del cielo y cortó la conversación, mil seres mas aparecieron…


***

-Señor, tengo una noticia buena y una mala, cual le digo primero??
-La mala, respondió Orusco al ser que se le había aproximado en un carro tirado por caballos.
-Bueno, unos tranfiros han matado al coronel Dagart, mientras vigilaba la frontera este.
-Maldito, como osas contarme la noticia de la muerte de mi mejor aliado, el general de los aparecidos azules, ahora has de morir…
- No, jefe, no, tiene una noticia buena…
-Cierto, gracias Osbor, dila ya.
-El mensajero dijo: el príncipe, Crost, de las tierras medianas, ya ha llegado.
-Gracias, dijo el Rey
Cuando el mensajero se hubiera ido, Orusco silbo y unas aves inmensas acudieron al llamado, Mátenlo, les dijo, yo no tengo tiempo, debo llegar donde los aparecidos azules cuanto antes, alguien debe guiarlos.
Minutos más tarde se escucharon algunos gritos, un rayo de luz atravesó partiendo en dos a un carro tirado por caballos, un grito de muerte fue lo que siguió, luego, silencio…

***

Los seres se pusieron en marcha, dagas volaban por aquí y allá, chispazos provenientes del golpe del hierro contra las rocas y sangre, mucha sangre formaban parte de un horrendo cuadro, los surranes hacían lo que podían, Arnor lanzaba encantamientos a los cuatro vientos, Ulior expulsaba abundantes cantidades de polvos mágicos al aire y Froromhir atacaba lanzando rubíes en forma de pirámide aplanada a los atacantes, de repente, se vio caer congelado a Eludió, luego una cola, gruesa, larga y muy carnosa se cruzo en el camino de Merkel y su caballo provocando su desmoronamiento, mas tarde una bestia saltaba sobre Froromhir provocando el desequilibrio y la caída del Surran, algún tiempo después una zarpa arañaba la cara de Ronda dejándola en el suelo, en un momento, un ser apareció, era el rey de las bestias un lagarto enorme con la cresta de fuego y aliento de lava, se acerco reptando hasta Arnor, que trataba de curar a la desmayada Ulior.
De repente un rugido se sintió a lo lejos, un rugido áspero y prolongado, las rocas temblaron, los lagartos volvieron las grietas con gran velocidad, chillando de miedo, las aberturas se cerraron tras ellos y los humos y vapores desaparecieron, las ásperas tierras de roca se inundaron de silencio, en el centro, donde antes estaba el caudaloso río yacían tres surranes, y tres guerreros en derredor a una misteriosa burbuja…

***

-Preparen todo!!!!, el rey quiere ir hacia la frontera este lo mas rápido posible, grito un ser de enorme dimensiones...

***

El rugido provenía de un ser inmenso, de alas ígneas, su cuerpo ardiente emanaba rayos de luz rojiza y mucho calor, al pasar a cuatrocientos metros de altura, las plantas y los pocos árboles se incendiaban y las aguas se evaporaban, era uno de los cuatro Elmors, Freso, guardián de las tierras, Wolker, vigilante de los cielos, Reyms, depositario de los mares y este era Aerth, custodio de los fuegos, las leyendas decían que eran los hijos del Smil, el dios semilla, creador, cada uno tomó sus rumbos y aunque su misión era conservar los cinco elementos que mueven el universo y que a su vez lo forman, ninguno con excepción de Freso, con forma de ave marrón, habían cumplido su trabajo, Wolker, con forma de ave incolora, pasa sus días viajando por los reinos de su padre haciendo caso omiso a sus obligaciones, Reyms, con forma de de ave azul, descubrió el poder de controlar también el hielo, y por miedo de que le quitaran su poder, ha estado casi desde los principios de los días escondido en el fondo del mar y Aerth, se había pasado al bando de Orusco, hasta que este descubrió que quería arruinarlo y lo encerró, en sus prisiones de cristal.
Además Orusco le hechizó para que la maldad gobernase sobre la razón.
El ave solo pensaba en una cosa, destruir a los surranes.
Arnor atacó, ya que era el único que se encontraba bien, de la siguiente manera, alzó su báculo con la mano izquierda, y mirando a Shiva proclamó algunas palabras en un idioma olvidado.
Significa:
“Qué los Dioses me ayuden si me equivoco, o si de alguna manera los convoco, Arze, Warma, Crem, su lengua olvidada, que ni yo se, denla en sacrificio a esta mujer”
Un rayo de luz azul intenso, cayo del cielo hacia la burbuja, la cual comenzó a brillar con una luz sumamente áurea.
Arnor cayó y quedo sin fuerzas.
Una explosión proveniente de la burbuja se desparramo por el valle, una mujer, alta y esbelta salió de ella, con sus pelos lacios formando una gran corona, los surranes y los guerreros se despertaron, Arnor seguía sin fuerzas, luego del inmenso sacrificio hecho, Shiva dijo:
-Cronte fasta!!!, le cretos archindis mortos, Qrul xularis moris cromros apeyeus a rostras factras as mofres as vorfres apefres nores trolxas motuas lobros corbos des querus, le preynte morosro morara anoris corisat. Cronte fasta, y cronte molles!!! (los dioses con ustedes*!!!, el amigo de el archivador sagrado, Qrul
habló de vuestro estado queremos ayudar a vuestras fuerzas con los poderes que le concedimos a la Elfa la fuerza es con ella y con ustedes son completas las ganas de auxiliarlos en su difícil tarea, por eso nos ponemos a las ordenes. Los dioses con ustedes y los Dioses a su servicio!!!)

*antiguo modo corto de saludo en el que con dos palabras se expresan más.

Un bastón cayó del cielo, Krap, el bastón del bien, el hermano de Skap, el bastón del mal.
Era hermoso, de madera, con mariposas talladas en el palo y en el ápice una cabeza de ave y en derredor a esta una corona de aguas danzantes, Shiva lo tomo y lo levantó con la diestra y gritó mirando hacia Aerth, que estaba estupefacto:
-Enguende caramanza, les deuses carblan cras tir a ramez d´stare fravor,
sre qroel cno Orusco, cnol con les Surranes apeyeu esec cron turs promentes.
(Se tu problema y conozco lo que te desvela, no quiero atacarte pero si socorrerte, no estés del lado de Orusco, ayuda a los Surranes con tu infinidad de poderes.)*
Entonces el monstruo dijo:
-Cri promentes sre scom re sru inrugres, d´ restre tran promentosa, mrttra trus.
(Mis poderes no son de tu incumbencia, si eres tan poderosa, demuéstralo)
Entonces Shiva alzó el bastón, y por lo bajo dijo algunas palabras in entendibles, al momento las hermosas mariposas del báculo se desprendieron lentamente y la corona de agua se extendió hacia el ser, con brazos acuáticos, que se hacían mas y más largos, de repente cesaron de crecer y se volvieron una soga de agua, las mariposas quedaron adheridas y las letras del báculo, que ahora os mostraré brillaron con intensidad.

Shiva estiró el brazo y como con un látigo le pegó al aire con la soga de agua, las mariposas salían a granel cada vez que azotaba al viento y se impregnaban en el ave ígnea, cuando estuvo casi cubierta, el cielo y las nubes se arremolinaron y la soga se elevo hacia el centro del circulo de aire, se extendió mas y se engrosó una luz emanó de la misma y se desplomo en forma de hilillos de agua, hacia los costados, recorrió todo el valle sembrando vida, el río fluyó caudaloso otra vez y los animales pastaron de nuevo en la verde pradera, millones de flores brotaron una vez mas y los árboles se vistieron de verde.
Debajo del ave había plantas y estas no se quemaban, su maldad desaparecía, las mariposas lo dejaron para cultivar el llano con su vivacidad y alegría.
Aerth se fue volando hacia la morada de los dioses, les debía una recompensa y una disculpa, pero dejo su secreto, escondido en una bola de fuego.







*Hay palabras que no con concuerdan con lo antes dicho por Shiva ya que utiliza distintos dialectos.

































 
dargos
 
 
 

418 personas han leído este relato.

CAPITULO ANTERIOR
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato: