Ir a Posada de Mantecona
 


Etherled
Capítulo 1
Capitulo I: Una vida de gloria
Por Erdolas
 
Cuenta la leyenda de una gran ciudad de hombres llamada Enthelionth, una ciudadela enorme situada sobre una serie de puentes sobre el mar de Nurnen, en Mordor, todo esto en los principios de la primera Edad del Sol, cuando el Señor Oscuro ahun no poblabla el pais de las Sombras, cuando el monte Orodruin ahun era un volcan ordinario en reposo, y la torre de Bara-Dur era roca dispersa en la montaña de Senisa.
En ese entonces Mordor era un lugar desolado y lleno de rocas y arboles que fromaban un espeso bosque al sur de Nurnen.
Enthelionth no tenia otra defensa que una doble empalizada que rodeaba todo el mar y puestos de avanzada en cada rio, con torres de vigilancia y uno que otro hombre de armas.
El ingreso economico de la ciudad era la pesca que exportaban a ciudades leganas, como Minas Anor o Osguiliath siempre tomando el camino de Minas Ithil que se contruiria en la Segunda edad del Sol.
Esta ciudad era profundamente pacifica y soberana, con gente alegre y campesina. Sus casas todas hechas de madera teninan tejados de madera cubiertos de paja dorada, todas las casas eran de tamaño normal, como para cuatro personas, y tambien habian mercados situados en distintos lados de la ciudad, existian numerosas granjas y molinos de agua, esta ciudad tenia una especie de palacio central que podria llegar a llamarse castillo, pero era mas pequeño que los castillos comunes, alli mandaba el rey de Enthelionth, el rey Jilgarath, un alto rey de gran orgullo y honor con una contextura esbelta y una extensa espalda. Siempre llevaba junto a el la gran Undel, una espada de mas de metro ochenta forjada por los elfos de antaño que fueron los primeros en habitar la Tierra Media.
Este rey era un hombre bueno, vivia en una casa como todos los demas habitantes de la ciudad, una casa normal cerca de su castillo, tenia una esposa que a veses lo ayudaba y aconsejaba en su mandato llamada Athenas, una hermosa y alta mujer de cabello rubio como oro y ojos penetrantes y celestes. Ella era la mas hermosa entre la mujeres de la ciudad, pero conservava su humildad y bondad.
Esta ciudad estuvo muy bien en ambitos economicos y sociales, siempre fue asi asta la llegada de la segunda Edad del Sol, cuando el nombre de Jilgarath era un recuerdo de grandes señores de antaño, su decendiente Celfarath fuen el que cambio el nombre de la ciudad por el año 1595 de la segunda Edad del Sol pasando a llamar a Enthelionth como Ethegnion (la fortaleza pacifica) y para el año 1600, cuando Sauron forjo el anillo unico este pueblo fue despojado de Mordor y desplasado hacia el norte.
Mordor cambio drasticamente, sus arboles fueron talados y sus cielos se repletaron con las oscuridad de Sauron. La torre de Barad-Dur fue contruida y los esconmbros de Enthelionth fueron removidos y undidos en Nurnen.
 
Erdolas
 
 
 

362 personas han leído este relato.

SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato: