Ir a Posada de Mantecona
 


Prisionera de su destino
Capítulo 19
Por Driad_de_Einar
 
Ian, que había permanecido hasta ese momento agazapado junto a uno de los muros de la sala, miró a su alrededor. Junto a él, los criados y los soldados de la guardia cubrían sus rostros con sus manos, pues cada vez el resplandor que emanaba Alethea se hacía más cegador.
Sin embargo, no tuvo ninguna dificultad para seguir mirándola fijamente, para admirar aquello que Alethea representaba. Ahora entendía los años de cautiverio, ahora conocía el secreto de su poder, y ahora por fin comenzaba a comprender lo que algo o alguien como Alethea podía suponer en manos del conde.
Y de pronto, sus ojos atravesaron la potente luz, y vieron más allá del cuerpo semi-inerte de la muchacha, y se posaron en el gesto de Alethea. Un gesto de suma tristeza, de impotencia y de total sumisión.
No iba a permitirlo.
Antes de que nadie pudiese reaccionar, y mientras el conde seguía repitiendo su monótono canto, atravesó el círculo de protección e intentó alcanzar a alethea. Pronto su cuerpo comenzó a sentir la fuerza gravitatoria que emanaba de ella, y sin saber como, comenzó a levitar a su alrededor. Ella pareció retomar un poco de consciencia y sujetó fuerte las manos de Ian.
En ese momento sus cuerpos experimentaron una total comunión. Era como si ambos hubiesen accedido a un plano paralelo a la realidad que les estaba tocando vivir. No había nadie en la sala, tan solo ellos dos. Mirándose a los ojos. Ian se sintió reconfortado. El tacto y la presencia de Alethea acariciaban sus sentidos.
-Que estás haciendo Ian?
Escuchó la voz de Alethea en su cabeza.
-no voy a permitir que el conde te utilice.
-no puedes hacer nada , tan solo suéltame antes de que pueda dañarte…
-dañarme? No podrías. Acaso habría algo más dañino para mí que verte en manos del conde?
-es mi destino.
-no no lo es.
- Fui creada para destruir y era cuestión de tiempo que esto sucediese.
-no voy a permitirlo.
-suéltame Ian-resonó la voz en su cabeza- suéltame antes de que sea demasiado tarde y te arrastre mi maldición.
-No entiendes nada Alethea, no voy a dejar que nada te haga daño.
Ian acercó sus labios a los de ella y la besó apasionadamente.
La luz comenzó a introducirse en su cuerpo. Ahora podía sentir la fuerza que irradiaba Alethea. Pero ya no era ella quien la poseía. Ahora Ian tenía el poder.
 
Driad_de_Einar
 
 
 

398 personas han leído este relato.

CAPITULO ANTERIOR
SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 18-03-2009 Hora: 16:02
Uuuuf hacía mogollón que no entraba a la web, pero sigo enganchada a tu historia...

Fecha: 05-01-2009 Hora: 13:55
NECESITAMOS MAAAAAAS! PEDAZO DE HISTORIA Es brutal. Por favor, queremos más. Parecia que iba a llegar el final pero no ha sido asi jejejejeje.

Fecha: 13-10-2008 Hora: 06:01
Haaaa!!!! Os invito a una pinta dama (elegid el contenido) así el fresco fluir trae consigo un nuevo capítulo!!!