Ir a Posada de Mantecona
 


El martillo de los dioses
Capítulo 1
La profecia
Por dangorothrim
 
-Dime o poderosa vidente que haz visto en tu mente-Dijo Fort-
La vidente le contesto:-Veo una tormenta que nunca acaba, la bestia que estuvo dormida sera liberada, destrozara el cielo, levantara al ejercito. Veo al aguila comandar el ejercito, la gran serpiente de fuego devorara los mundo en el cielo y a los dioses. El aguila es despiadada, solo ordena y destroza todo lo que se le opone. Veo a los hermanos matarse entre si de la desesperacion, sus nacidos moriran, la maldad abrazara y atrapara a la humanidad. Los guerreros de nuestro panteon lucharan contra la sombra pero no podran derrotarla. Una tragedia caera sobre ustedes. Pero todavia hay una luz, solo un hombre podra luchar contra ese terrible momento. Ustedes saben de un poder espiritual prohibido. Las cuatro puertas.

Fort respondio:- Sabemos de ese poder pero si piensa que le demos ese poder a un mortal deberiamos forjar una armadura especial que tardaria 400 años en terminarla para que soporte el poder. Dime en que año empezara la destruccion.

La vidente respondio:- Cuando terminen de forjarla entregaselo a un muchacho puro de corazon, se llamara Orion. Tu te reencarnaras en el cuerpo de un humano y lo criaras hasta el momento que sea hombre. Su nacimiento ya esta dictado. Le hablaras de la guerra, no le hables de los poderes. El lo descubrira por si solo cuando este enfrente de su enemigo del que tendra que derrotar.

Fort respondio con temor:- Que asi sea. Pero mi duda es sobre la bestia que sera liberada. Ese mounstruoso ser fue amarrado para nunca ser liberado, pero ¿quien o como se liberara?.

La vidente no respondio y desaparecio.

En el segundo capitulo sabremos sobre la forja de las armaduras y del misterioso poder.
 
dangorothrim
 
 
 

299 personas han leído este relato.

SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 20-12-2008 Hora: 23:12
Estupendo este relato, me recordó las leyendas de Becquer!