Ir a Posada de Mantecona
 


El martillo de los dioses
Capítulo 8
Orion se dirige al campamento de cazadores
Por dangorothrim
 
El dia estaba soleado y las aves blancas adornaban las bellas calles del reino. A Orion siempre le gusto pasear por las calles de la cuidad, saludar a las personas y de vez en cuadno ir a una taberna y tomarse un vaso de cerveza junto a sus amigos y escuchar las noticias que hay, pero lo que llamaba su atencion era que cuando pasaba por los muros de la fortaleza se imaginaba que peleaba a sangre fria y que asesinaba a todo aquel que lo atacara, siempre trataba de borrar esos pensamientos pero a su vez le gustaba y sentia interes.

Orion de lejos ve a su primo Loaz que lo llamaba. Loaz le pidio que que se uniera a los cazadores del norte ya que Orion tenia la edad suficiente para combatir y ganar experiencia. Orion, con un gesto de reverencia acepto, Loaz le dijo ademas que se alistara inmediatamente, por que esa misma noche iban a internarse y salir del reino para llegar al campamento. En su casa, Orion se sentia feliz al por fin poder participar en enfrentamiento y batallas cuerpo a cuerpo. el aun inmaduro muchacho empaco su cuchillo, su espada ligera de una mano, una vara de viajero, su arco y carcaj y utencilios basicos como para soportar viajes de dos diaz. Orion no se daba cuanta que al costado de la chimenea se hallaba una sombra, era la extraña persona de negro que se encontro con Orion hace diez años, la sombra sonreia y no dejaba de ver a Orion y de pensar. Orion se despidio de su madre que orgullosa le besaba las manos.

Orion al salir e ir al encuentro de Loaz en el porton principal, se encontro con la bella chica que habia visto. Orion no supo si despedirse cordialmente o seguir caminando, solo la miro fijo y ella sonrio, Orion le costo decir- "Adios" y en un movimiento rapido, la beso y salio corriendo lleno de nervios.

 
dangorothrim
 
 
 

266 personas han leído este relato.

CAPITULO ANTERIOR
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato: