Ir a Posada de Mantecona
 


Northren
Capítulo 3
Si hubiera vivido más...
Por Zeirkrad
 
Después de abrazarnos hicimos el amor allí mismo ( ya ya sé que suena cursi o que pueda ser cutre pero era para poner algo de sentimiento a la historia).
Al despertarnos nos desperezamos y marchamos al Este, a Bree, allí conocía al tabernero Cebadilla dónde seguramente me daría un habitación barata o eso esperaba ya que tenía poco dinero (jodida economia). Pero no fuimos bien recibidos por la gente. Para los habitantes de Bree eramos algo misterioso y de mal aguero y los elfos como algo de fantasia y lo eran, pues pocos elfos pasan por esa tierra.
-¡Marchaos de aquí!-gritó alguien.
-No sois bien recibidos.-dijo un hombre gordo que se nos acercó.
-No hemos hecho nada,-dijimos a la vez Leilian y yo.
-Venid conmigo, os a compañaré a El Poney Pisador.
-Allí nos dirijimos.-dije pausadamente.
Aún se oía a la gente chillarnos, los entendía, los comprendía y lo aceptaba porque sus vidan eran una completa rutina. Muchos de ellos solo verían su pueblo natal.
Y llegamos a un gran edificio rodeado de casas y por barro. El hombre calvo y gordo se giró.
-Bienvenidos a mi posada.-dijo tranquilamente.
-¿Cebadilla?-pregunté para asegurarme.
-Sí, Northren, llevas contigo a una hermosa compañera.
-Aya Cebadilla.- saludó mi compañera.
-No te reconocía Cebadilla. Han pasado muchos años.-recordé.
-Sí hijo, pero te pareces a tu padre y por eso te he reconocido. Vamos entrad, y sentaos que pronto estaré con vosotros y os daré unas habitaciones sin pagar. Podeis quedáros todo el tiempo que querais.
-Lo siento Cebadilla, solo nos quedaremos tres días.
Y así fue solo nos quedamos tres días, luego marchamos hacia el Norte de nuevo. Allí había un pequeño poblado, dónde nací, se llamaba Adún. Había una pequeña casa de madera, abandonada, llena de agujeros en el tejado. Lo arreglaria. Como siempre que hacía cuando pasaba por allí. Pero tenía pocos muebles: dos catres, una mesa y dos sillas y velas, muchas velas.
Dejamos a los caballos atados a unos columnas de madera del porche. Entramos.
-Esto necesita un buen arreglo. Hacía años que no me pasaba por aquí. Mi hogar si es que se le puede llamar así....
-Será un hogar para nosotros y me da igual que los aldeanos piensen que soy una extraña pero en estas tierras lo soy ya que nunca he ido tan al norte.
Llegamos a ser felices, por allí no habían bandidos ni orcos, solo más al Norte. Pero pasó algo que cambió mi vida para siempre.
-Northren estoy embarazada.
Y joder si cambió mi vida, me faltaba aire y todo pero recobré la compostura y la abrazé y lloramos de felicidad.
¡Un hijo!
Pero pronto llegó la desgracia.
-Vete de aquí. Están llegando rumores sobre que hay orcos cerca...
-No me marcharé sin ti.
Me costó convencerla para que se fuera. Y se fué, no lloré porque no debía. Debía ser fuerte como tantas otras veces.
Había gritos ahogados, lloros, lágrimas y de todo. Las casas ardían y las echaban abajo.
-¡No conoceis el honor!-grité a los orcos.
Fuí corriendo hacia los primeros de ellos y conseguí matar a cinco o siete pero estaba rodeado. Los que se enfrentaban a ellos morían y los que huían retrasaban su muerte...
Al final estube rodeado, había tantos. Me acosaban por todas partes hasta que me clavaron una espada por el costado, y una lanza en el pecho. Grité, no solo por dolor si no por rabia pot habernos quitado la felicidad tan pronto.

Pero morí al final y me alegré de que al menos mi hijo se llamaría William o si era niña Jilian... Ojalá hibiera vivido más para poder verlo/a crecer...
 
Zeirkrad
 
 
 

439 personas han leído este relato.

CAPITULO ANTERIOR
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 10-02-2009 Hora: 18:05
no me imaginaba que acabaria asi, aun así es un buen final y me gusta

Fecha: 02-02-2009 Hora: 16:47
hey pillín, me ha encantado

Fecha: 01-02-2009 Hora: 22:00
AAAAAAAAY, que triste. muy bueno, muy bueno.
Tengo una idea: puedo continuar yo el relato?
Puedo ser la hija de Northren en busca de venganza, solo si tu quieres

Te juro que en el anterior capitulo te iba a preguntar que pasó despues del abrazo, menuda telepatia