Ir a Posada de Mantecona
 


Las Aventuras de Balfor
Capítulo 1
Del Viaje al "Reino Bajo la Montaña".
Por Balfor
 
Balfor, así me llaman y después de la reconquista del "Reino Bajo la Montaña", mi familia y yo que éramos mineros y artesanos en las Montañas Azules iniciamos el viaje a la Montaña Solitaria de retorno al Salón de Nuestros Padres.

Empezamos el viaje el nueve de marzo de 2942 de la Tercera Edad, bajo un cielo tormentoso salimos de las Montañas Azules atraviados de poneys, cada uno con su capuchón y su hacha y con muchas provisiones.

Llegamos al país de los Hobbits al que ellos llaman "La Comarca" y tras dos días de viaje llegamos a la Posada el Dragón Verde, donde pasamos la noche.La comida era abundante y buena la cerveza, pero los Hobbits nos observaban con desconfianza pues es sabido que no confían en los extraños y dormimos en la habitación más grande de la Posada pues éramos ocho. Al día siguiente partimos tras cargarnos de provisiones y nos dirigimos hacia las Montañas Nubladas, pero antes pasamos por el pueblo de Bree y pasamos unos días en esta agradable posada que dirigía Maltilla Mantecona, el padre del actual posadero.También hicimos un alto en Rivendel, tras semanas de duro de viaje por las Tierras Solitarias, pero nos fuimos enseguida, porque como es sabido nosotros, los Enanos no nos gusta tratar con los Elfos.

Tomamos un sendero que subía directamente desde Rivendel hacia las Montañas y que según decían "era seguro, comparado con los otros".Pasaron unos tres días hasta que estuviéramos en las Montañas, pues el ascenso a estas fue largo y tortuoso. Llovía con fuerza y parecía que los mismos truenos no nos quisieran dejar en paz. Según pasaban los días fuimos acampando en cuevas para descansar hasta que un día algo malo ocurrió. Ese día no llovía sino que diluviava y había una niebla realmente densa y en esa niebla nos sorprendieron los Trasgos ya que ellos podín localizarnos con su olfato. Alcanzaron con una flecha a mi sobrino Bolfin y en ese momento nos dimos cuenta que teníamos a los Trasgos encima y sacamos las hachas y con mi hacha golpeé al Trasgo que descargó la flecha contra Bolfin y cayó por un acantilado y casi me tiró a mi también pues me aferró con fuerza pero mi abuelo Bófror le cortó la mano y cayó Montaña abajo cuando me incorporé le clavé el hacha por la espalda a otro que intentaba acabar con mi abuelo, fue una dura lucha pero al final salimos ilesos todos menos Bolfin y lo subimos a la carreta y lo tapamos con mantas para que descansara y mi abuelo subió a la carreta con él y lo curó como pudo.

Así, el quince de Junio descendimos de las Montañas y tras una semana de viaje llegamos al Bosque Negro y tomamos el mismo sendero que habían tomado Thorin y Compañía, pero los Elfos lo habían cambiado y ya no parecía tan sombrío y lo cambiaron también de dirección y ahora llevaba casi directamente a la Ciudad del Lago o Esgaroth, como prefiráis llamarla. Nos recibieron en la Ciudad del Lago y nos alojaron en la Casa Grande. Mientras duró nuestra estancia en la Ciudad del Lago nos dimos cuenta de como el comercio con los Enanos de Erebor (la Montaña Solitaria), fluía por el río como antaño y oímos también que se estaba reconstruyendo Valle en la Montaña. Dos días después embarcamos y nos dirigimos río arriba hacia nuestro hogar.

Continuará...
 
Balfor
 
 
 

453 personas han leído este relato.

SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 09-02-2009 Hora: 00:08
Esta bien pero estas aventuras son como las de tu ficha o otras¿?

Fecha: 08-02-2009 Hora: 18:47
Me he pasado toda la tarde pensando la historia, espero que os guste, un saludo.