Ir a Posada de Mantecona
 


Las Aventuras de Balfor
Capítulo 7
Batalla en las Quebradas del Sur
Por Balfor
 
Hacía un aire frío y misterioso esa mañana, bandadas de cuervos seguían a los Trasgos, pues creían que se iba a desatar una Batalla, y así era.

Los Montaraces, estaban divididos en ambos lados del Camino, preparados para dar comienzo al plan, los Trasgos que iban por el Camino no sospechaban nada. Argulost me había dejado un pequeño arco corto y me encontraba a su lado oculto detrás de un árbol preparado para disparar. Argulost gritó:

-¡Ahora, por Arnor!-Gritó.

Salieron flechas de ambos lados del Camino y acabamos con muchos Trasgos. La Batalla se desarrollaba según lo previsto:

-¡Balfor, hombres carguemos sobre los Trasgos!-Gritó Argulost.
-¡Baruk Khazâd!-Grité.

Salimos de ambos lados del Camino y los Trasgos chillaron de horror y de rabia a la vez:

-¡No dejéis ninguno vivo, matadlos a todos y después haremos un banquete con sus cadáveres!-Gritó el jefe Trasgo.

La Batalla fue feroz, le corté las piernas a un Trasgo que se me había tirado encima y Argulost atravesó con su espada a otro. Pero sin embargo, eran más que nosotros y ya eran muchos los Hombres que caían abatidos por ambos flancos. Sin embargo la táctica de la emboscada había tenido éxito y los Trasgos observaban nerviosos por si otra flecha les acertaba pues teníamos algunos arqueros escondidos también. Finalmente solo quedaban el jefe Trasgo y unos cuantos de sus secuaces. El jefe Trasgo se abalanzó sobre mí:

-¡Este es mío!¡Que nadie lo toque!-Grité.

El jefe Trasgo lanzó una jabalina que paré con mi escudo, pero de la fuerza que la había lanzado me derribó. El jefe Trasgo se disponía a acuchillarme, cuando le di un hachazo en una pierna que lo hizo ponerse de rodillas, y entonces grité:

-¡Esto es por mis amigos, camaradas y familiares que matastéis en Moria!- Grité al mismo tiempo que le rebané la cabeza.

Los Montaraces vitorearon, y los Trasgos restantes huyeron, pero fueron abatidos por las flechas de los Montaraces escondidos en los árboles. Argulost habló:

-Realmente, sin tu ayuda, Balfor no hubiéramos podido ganar esta batalla. Te nombro amigo de los Montaraces del Norte y siempre podrás contar con nuestra ayuda.- Dijo Alugost.

-Por ahora creo que lo que deberíamos hacer sería volver al Poney Pisador, estoy deseando tomarme una de las cervezas del bueno de Mantecona.-Dije a carcajadas.

Los Montaraces rieron también, al día siguiente partimos de regreso a Bree.

Continuará...
 
Balfor
 
 
 

428 personas han leído este relato.

CAPITULO ANTERIOR
SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 21-02-2009 Hora: 10:37
Este es el séptimo capítulo