Ir a Posada de Mantecona
 


Mirë
Capítulo 2
Encuentros
Por Cala_Ithil
 
"Corre, aunque sea lo último que hagas... Huye de él como una exhalación, como la brisa en la que estás a punto de convertirte... Ignora la sangre que mana de la herida como un torrente desbocado, quemando hasta lo más profundo de tus entrañas. Ese monstruo atrapó tu alma sin piedad, entre sus brazos, como si le perteneciese... Y ahora busca ávidamente completar la captura llevándose también tu vida. Si no te hubieses precipitado... ¿No podías esperar para matarle? ¿Tanta prisa había? Niña arrogante... No sólo has perdido tu posición, sino que pronto perderás tu corrupto espíritu en la nada. Al menos sabes huir... ¿Tan acostumbrada estás? No intentes esconderte, sabes que él dará contigo tarde o temprano. Sabes que la única manera de sobrevivir es volver a su lado, arrepentida, suplicando perdón. Pero ni siquiera así tendrías asegurada la supervivencia... Aunque bien pensado, ¿no es este el final que mereces? Dejar de preocuparte, dejar que el olvido te arranque el daño que otros te han infligido. Él vendrá a por ti. Sabes que en ese momento deberías estar curada para tener una posibilidad. Pero la herida es demasiado grave para tus conocimientos, no quieres aceptarlo. ¿Duele? Lo mereces... Laméntate igual que lo hacían tus hermanos, sangre de tu sangre, cuando eran mordidos por el frío acero de tu espada, tan oscuro como tu corazón. Mis palabras van penetrando en tu coraza, desgarrando lo poco que queda de tu alma. Ya no te quedan esperanzas para continuar. Te vas desmoronando poco a poco. Dejas de caminar y dejas que las lágrimas inunden tu rostro. Te rindes tan fácilmente... Eres una cobarde. Por eso siempre necesitaste alguien o algo que te guiase, por eso yo te hacía falta. ¿Y si hoy no te salvo? Tienes suerte, si tú dependes de mí, yo también dependo de ti... Hoy te salvaré, y sé que no será la última vez..."

El tormento era insoportable. Los largos y profundos gemidos escapaban de sus labios carmesíes sin que pudiese evitarlo. Empezaba a recordar todo con dolorosa claridad. La humedad de uno de sus hermosos ojos azules se convirtió en una pequeña gota que bañó su mejilla. Pero no llegó hasta el final... La suavidad de una mano se posó en su piel. El tacto era tan cálido, tan esperanzador... Un suspiro se desvaneció en el aire, como única respuesta al nítido abrazo de su salvadora. Una dulce y delicada voz se filtró por su oído, como un canto que la guiaba de vuelta a la paz:

- Tranquila, wilwarin, yo cuidaré de ti. Te pondrás bien.
- ¿Qué eres?- susurró dificultosamente -. ¿Ya he muerto?
La carcajada brotó de su boca como una melodía tan hermosa que resultaba difícil de ignorar. La dulzura con la que los profundos ojos grises la miraron eran suficiente respuesta. Parecía haber encontrado un paraíso...

- No has muerto, yo sólo soy una simple elfa. Una caminante extraviada que se encontró contigo por casualidad.
- No creo en las casualidades...
- Bueno - dijo sonriendo animadamente -, a mí hasta ahora me han resultado útiles... Por cierto... ¿por qué me llamaste Ithil anoche?
- La luna brillaba en ti... Parecías una Valië.
- Pues no lo soy. Necesitas descansar. Intentaremos partir por la mañana, para llevarte a un lugar seguro.
- Gracias por todo... Ithil.
Y cerró los ojos con la bella imagen de la elfa morena sonriéndole, con tanto cariño que no podía evitar sospechar que había algo más de lo que le contaba... Era imposible encontrar a un ser tan bondadoso en la Tierra. Pero ya habría tiempo de descubrirlo...

Continuará...
 
Cala_Ithil
 
 
 

477 personas han leído este relato.

CAPITULO ANTERIOR
SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 08-12-2003 Hora: 21:07
Alaaaaaaaa, Silon, que maloooooooooo, pos a mi bien que me gusta!!! no se si soy subjetiva porque Cala es la niña de mis ojos, pero es la segunda persona que fue capaz de hacerme llorar con algo que ha escrito (después de Tolkien).

Fecha: 22-11-2003 Hora: 22:59
Como hagas los capítulos más cortos al final serán de una sola frase. Hay que saber intrigar sin omitir. Tu relato pierde por eso, y aún así se salva porque tienes bastantes tablas narrando, pero espabila...