Ir a Posada de Mantecona
 


Mijail el Mercenario
Capítulo 1
Presentación
Por Amlach
 
Mi nombre es Mijail Naismith, tengo veintisiete años y soy natural de Dol Amroth. No se nada acerca de mi pasado, pues aunque nací en Gondor, he vivido toda mi juventud en Bor Leath junto a mis padres, los dos mercaderes. No se porqué emigramos al norte, pero un día unos tipos vinieron a la aldea y los mataron a los dos. Desde entonces, me dedico a vigilar fronteras.

La tarde declinaba en el Camino Verde. No quería demorarme mucho más en aquellas desconocidas tierras, pues el hambre hacía mella en mí. Quería llegar cuanto antes a la aldea de Bree y escuchar las apasionantes historias que los viajeros contaban en el Salón Común, al calor de la chimenea junto a una gran jarra de cerveza. Además, mi profesión de frontero no me daba mucho dinero y aburría más de lo que vosotros pensáis, por lo que pensé que podría buscarme un humilde trabajo en el lugar.

-¿Quién va?-preguntó Herry, el guardián de una de las puertas de la aldea-.
-Soy un humilde viajero que tan solo quiere una cama caliente.
-Entonces se sentirá muy bien en el Poney Pisador, señor-me contestó él-.Es la mejor posada de la zona.

Y tras esto comencé mi caminata por la sencilla aldea. La mayoría de los hombres se retiraban ya a sus casas tras un largo día de trabajo, al igual que los hobbits que trabajaban en el campo. En el interior de las viviendas las lámparas estaban encendidas, y de las ventanas salía el olor a comida recién hecha. En cuestión de segundos, no quedaba ni un alma en la calle. Me había quedado solo.

Tras ascender por una larga cuesta, llegué por fin a la Colina de Bree. Un edificio de tres pisos era lo único en la aldea que rebosaba de vida y fiesta. Lo sabía, pues había oído hablar sobre la famosa posada de Cebadilla Mantecona, que tantos viajeros recibía al año de diferentes lugares de la Tierra Media: elfos de Lindon, enanos de la Montaña Solitaria, sureños de todas clases y hobbits de la Comarca eran los huéspedes más frecuentes.

Sin pensármelo más, accedí al interior empujando la puerta de madera, que chirrió al abrirse. Las primeras voces llegaron al hall desde el Salón Común, donde docenas de personas bebían y comían apaciblemente al calor de la chimenea. Cuando me quise dar cuenta, el posadero se encontraba delante de mi, a la espera.

-Buenas noches-le dije amablemente-. Desearía una cama para esta noche y una buena cena, pues mi viaje ha sido largo y estoy fatigado.
-Tiene suerte, señor, pues es la única cama libre que queda.
-Sabía de la importancia de su posada-comenté.
-Gracias-contestó halagado-. Espere en el Salón Común. Le llevaré la cena en unos minutos. Tenemos carne de venado de la región y patatas asadas al estilo de la Comarca.
-Perfecto-me giré para dirigirme hacia el comedor y me acordé de que se me había olvidado un pequeño detalle.
-Perdone, ¿podría decirme donde se encuentra el tablón de los trabajos?
-Lo tiene detrás, señor.
-Gracias.

Cebadilla Mantecona llevaba razón. El tablón se encontraba justo en la entrada, para facilitar las cosas. Lo miré fijamente durante un rato, sin decidirme por nada. Como sudecía a menudo, necesitaban gente para trabajar en el campo, un sector que aborrecía. A parte de todo eso, se buscaba gente para trabajar de molinero, de carpintero y de herrero, pero ninguna de ellas me llamaba la atención. Desvié la vista un momento y vi que había otro tablón cerca de este. Me acerqué a él y observé que los pergaminos allí clavados no eran ofertas de trabajo serio, sino más bien favores que los pueblerinos pedían para que alguien valiente solucionara sus problemas. Uno de ellos no era tan peligroso, lo llevaba haciendo desde hacía muchos años, y se pagaba bien. Esto es lo que ponía:

-Necesito gente valiente urgentemente, los lobos del norte hostigan mi casa. La madriguera se encuentra en el Bosque de Chet. Recompensa: 15 mo. Preguntar por Mark en la posada el Poney Pisador.

No me lo pensé dos veces. Tomé la puerta del Salón Común y la abrí. El bullicio era el esperado y la recompensa me daría para unos cuantos días. Habría que buscar a Mark.
 
Amlach
 
 
 

316 personas han leído este relato.

SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 29-06-2009 Hora: 11:27
No se si este primer capítulo me ha quedado bien, solo puedo decir que vendrán más. Necesito vuestra opinión. Gracias!!!