Ir a Posada de Mantecona
 


Los tesoros de Saruman
Capítulo 1
1. Rumores en El Poney Pisador.
Por Fabio-DSC
 
Abrí la puerta lentamente, y de inmediato el bullicio de la taberna sonó con más intensidad. Atravesé la sala y me dirigí a Mantecona, a quien conocí hace apenas dos años. El posadero estaba ocupado llenando un puñado de jarras de cerveza. Entonces le dije:
- ¿ Supongo que no te sobrará una cerveza de esas para un viejo amigo, verdad, Cebadilla ? - Dije con alegría.
Mantecona se giró de inmediato dando señales de haber reconocido mi voz.
- ¡ Dónaed, qué gran sorpresa, hace meses que no te veía ! ¿ Qué te trae por aquí ? ¡ Ah ! Por cierto que sí; me sobra una jarra, toma. - Puso la jarra junto a mi mano apoyada en la barra.
- Un asunto privado, amigo mío. Gracias por la jarra. - Tomé un largo trago - Es una alegría verte de nuevo. Bueno, ¿ Ha pasado por aquí un montaraz llamado Rindamar ? - Le pregunté seriamente.
- Mm, pues me suena... ¡ Ah, sí, está en la habitación ocho ! -
- Gracias, Mantecona, he de irme. - Enseguida me fui y le dejé con la palabra en la boca y cinco monedas de oro en la barra.

Subí la escalera, que crujía cada dos o tres peldaños. Busqué en el pasillo y encontré la habitación ocho. Llamé con un golpe y una voz dijo que pasara. Entré, y de inmediato el olor a madera quemada me envolvió. Un hombre vestido completamente de negro estaba sentado junto al fuego. Tomé un taburete y me senté junto a él. Estaba tieso y pálido.
- Dónaed, te he mandado venir por un asunto importante. ¿ Recuerdas a Saruman, quien murió en Hobbiton ?- Me dijo mirando el fuego.
-Sí.- Le contesté.
- Parece ser, que antes de salir de Orthanc, construyó artilugios malvados, muy poderosos, pero que nunca llegó a usar, y esos artilugios son extremadamente peligrosos.-
- ¿ Y cómo sabes todo eso ? -
- Mi pájaro Ildar averiguó eso espiando a Saruman durante la guerra del anillo. Porque yo lo envié, y como conozco la lengua de los pájaros he averiguado eso gracias a Ildar. También Ildar consiguió robar esto a Saruman. - Y de sus ropajes sacó un objeto misterioso, e inexplicablemente sentí miedo, un miedo que jamás llegué a sentir, mi corazón latió con mayor fuerza y aparté la mirada del objeto...
 
Fabio-DSC
 
 
 

421 personas han leído este relato.

Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 07-07-2011 Hora: 15:46
cuando comentéis un poco el relato lo continuaré. Un saludo