Ir a Posada de Mantecona
 


 
 
 
 
Aegnor
(Huesped de la Posada
)
Raza: Hombre Dúnadan
Procedencia: Argentina
Edad: 31 años

       
Aspecto: Alto, robusto, de cabello oscuro y corto, ojos penetrantes y observadores. Piernas fuertes como forjadas por enanos, brazos largos y hábiles. Desde temprana edad (aun para un Dúnadan) tuve un aspecto temerario e imponente, soy fácilmente visible desde lejos, por mi armadura y abrigo (solo si yo lo permito), y si escuchas mi voz, por tu bien espero que seas amigo.

Historia: Nací en un otoño triste, en algún año de los primeros de la tercera edad. Mi linaje es totalmente puro, aunque eso no sirva de mucho en un Dúnadan del norte, no tengo señorío ni realeza. Solo tengo mi honor, mi sed de justicia, mi deber hacia los mas débiles y mi amor, lo que me mantiene firme en las horas desesperadas y frías, mi amor a mi esposa Albren. Mi destino es una incógnita, soy un errante, un protector sin nombre ni rostro. Soy oro que nunca brillara.

Habilidades: Siempre actuó en solitario (obviamente con mi compañera de viaje Albren) o en pequeños grupos como fuerza de reconocimiento cuando es necesario, vigilando la presencia y el movimiento de tropas hostiles.
Solo mi presencia (o nuestra) es utilizada como un elemento disuasorio y podría interceptar y (si fuese necesario) destruir pequeños grupos enemigos, o agruparme con viejos camaradas para acciones a mayor escala. Hay que aclarar que no pertenezco a una fuerza militar convencional, mis habilidades de combate son solo igualables por algunas ramas elficas, dedicadas a perfeccionar dicho arte. Mi mentor fue Aranarth, primer capitan de los dúnadan del norte, mi gran maestro, le debo todo, honor y vida. Soy un experto rastreador, pero esto es algo normal y comun en mi raza. Tener los sentidos agudos es un atributo común en mi gente y es principalmente debido a que hemos aprendido qué mirar y qué escuchar. Soy capaz de vivir en tierras incivilizadas por mucho tiempo, mas que cualquier hombre entrenado podría, no hay bestia, trasgo, troll o tumulario que no conozca mi nombre y se aleje al sentir mi presencia.

Armas: Mi equipamiento es muy especial, ya que siempre merodeo las regiones ostiles entre Fangorn y Gorgorot, debo ser uno de los unicos montaraces que porta armadura. Forjada y obsequiada por mis amigos los enanos de las montañas de hierro, esta armadura tiene la capacidad de regenerarse y repararse hasta un cierto punto, y solo uso el casco en ocasiones de extremo peligro, es impenetrable y permite una increíble visión gracias a un sistema óptico que pude conseguir de la mano de los elfos del bosque negro.
Siempre llevo mi espada larga, pesada, para destrozar a varios enemigos de un solo golpe cuando es necesario. Tambien llevo tres espadas cortas, agiles y utiles para combate cuerpo a cuerpo o para eliminar sigilosamente a uno o varios enemigos.
El arco y la flecha son muy útiles, siempre tengo un arco con migo, aunque no siempre flechas, que suelen escasear, claro que puedo fabricarme las propias, pero no siempre hay tiempo y debo usar la mayoría de las veces flechas orcas para cazar o matar, lo que es un asco y para nada me enorgullece.
Ademas de todo lo explicado siempre llevo con migo una capa de sobra para abrigarnos (posiblemente de piel para el invierno).
Un cuchillo, para despedazar piezas, cortar leña para refugios u hogueras, escarbar buscando raíces, pinchar la comida, arma de último recurso, etc.
Piedra de afilar (¿y aceite?) para mantener la espada afilada y el cuchillo y libres de óxido.
Pedernal y acero para encender fuego.
Botella de agua, pellejo o cantimplora; o más de una dependiendo del tipo de terreno y libertad de movimiento.
Aguja e hilo para remendar ropa.
Sedal y anzuelo para pescar.
Cuerda para trampas y reparaciones.
Sal (esencial para la supervivencia humana).
También, irremediablemente debo llevar siempre con migo...
Cacerola para cocinar alimentos que no pueden tomarse crudos (aunque muchos alimentos pueden ser asados ensartándolos en un espetón o palo afilado).
Hacha pequeña para cortar madera para hacer refugios o preparar hogueras (aunque la madera caída y seca produce menos humo y por tanto deja menos señales).
Vela de sebo para alumbrar (por ejemplo en una cueva) y para servir de grasa para freír (aunque podrían usar fuego para iluminar y otra forma de cocinar).
Ropa de sobra para ponérsela mientras se seca la ropa mojada o reemplazar las prendas muy dañadas.
Mochila y/o sacos para ropa, comida y pertenencias extras que solo llevo de acuerdo al viaje y el tiempo que deba estar fuera. Como dije, no tengo un hogar, pero si un lugar donde vivir.

 
 
Última modificación de Ficha: Día: 20-02-2015 Hora: 14:30
Hospedado desde el día: sábado, 14 de febrero de 2015 ...Han pasado 1012 días.
Registrado en el Foro: NO

Número de mensajes enviados: 1
Número de mensajes en la bandeja: 1
 
 
 
Calificación de los Huéspedes:

0/10 ( 0 votos)

ayuda
votaciones
La Ficha más valorada:
Nessornë
Nessornë
 
 
 

Han visitado 0 personas esta ficha

Panel de Mensajes

Aegnor tiene 1 mensaje

Fecha: 14-02-2015 Hora: 18:23
Recibid mi bienvenida a la Posada de El Poney Pisador, ¿que deseais para beber?


Aportaciones de Aegnor

Relatos: Este huésped no tiene ningún Relato
Poemas: Este Huésped no tiene ningún Poema

Visita la Ficha de otro Huésped