Ir a Posada de Mantecona
 


 
 
 
 
Arion
(Huésped de la Posada
)
Raza: Hombre Dúnadan
Procedencia: Sevilla
Edad: 31 años

       
Aspecto: En cuanto a mi aspecto podría deciros que soy alto, ágil, tengo el pelo largo de color oscuro y a veces lo llevo recogido con una cinta, mis ojos son de color marron verdoso, aunque en la imagen no se aprecien de dicho color y además son tan penetrantes como la luz del día en un bosque poco espeso. En cuanto al físico digamos que estoy algo fuerte.
Llevo una capa élfica con capucha de color gris verdoso, y mi vestimenta son trapejos deshechos y gastados por el paso del tiempo de colores mayoritariamente oscuros, tales como el negro,gris, o el marrón grisaceo.
Llevo un hermoso colgante de plata de mi amada Ayin, este colgante es un regalo que me dió en prueba del amor que nos une, y me ayuda siempre en los momentos más difíciles en los que me encuentro solo, y cada vez que lo toco me estremezco ya que puedo ver su rostro reflejado en la hermosa,brillante y resplandeciente superfície de plata de dicho colgante, al cual considero como mi amuleto.
Por último llevo un brazalete de cuero en cada muñeca, estos brazaletes de cuero me los hizo mi querida Ayin, y cada uno tiene inscripciones élficas grabadas también por ella.

Historia: Arion, hijo de la unión del valiente Eäthiron con la bella Eärwen, la dama del mar, mi madre; y hermano único de Nermorëion.
Nací después de mi hermano Nermorëion en el seno de una familia noble, de raza dunedain. Se dice que poseo cualidades que ningún otro hombre tiene, ni siquiera mi hermano, y se debe a que he heredado sangre de reyes de mis antepasados, y ésta rellena el interior de mis venas y por ellas fluye con fuerza.
A lo largo de mi larga y dura infancia fuí criado con muchas y variadas razas,ya que mi padre estaba combatiendo, mi hermano se había marchado con un hechicero tanto para aprender a luchar, aprender sus habilidades como para criarse con él ya que aún era pequeño, y mi madre fué raptada y más tarde asesinada.
Por lo que durante una pequeña etapa de mi infancia me crié tanto con diferentes razas de elfos como con dragones. Con los dragones pasé un corto periodo de tiempo pero gracias a ese pequeño periodo de tiempo ahora me puedo permitir el lujo de llevarme bien con ellos, ya que pocos son los hombres que se han acercado a ellos sin tener que recurrir a utilizar un arma para atacarles.
En el transcurso de una gran temporada de mi infancia me crié con distintos tipos de elfos, Durante mi crianza con ellos, aparte de aprender el manejo y uso del arco entre otras muchas cosas, me sentí muy agusto, ya que eran personas entrañables a las cuales nunca podré olvidar ya que me dieron todo lo que por aquel entonces necesité, eran muy amables, y tenían muy agudizados el oido y la vista. Como desde pequeño aprendí rápidamente en el manejo de armas, tanto de espadas por mi propia cuenta, como del arco gracias a mi amigo Edhëldil, un elfo silvano. Él fue el que me enseñó el manejo y uso del arco. Edhëldil a pesar de ser un elfo silvano se consideraba un elfo nocturno, y según el los elfos nocturnos son amigos de la soledad y del silencio, viajan bajo la luz de la luna, moran en amplias praderas a cielo abierto y leen las estrellas. Son aficionados a la observación y a la meditación, al aprendizaje del lenguaje de la noche, de sus criaturas y de todo lo que las estrellas iluminan bajo su manto. Gracias a él y a mi facilidad para el aprendizaje de las armas llegué a ser tan rápido y tan ágil disparando como un caballo galopando por una hermosa pradera de hierba. Edhëldil, de quién os he comentado un poco las líneas anteriores, me regaló un arco llamado Elenmir como prueba de su amistad, ya que no sólo fue el maestro que me enseñó a utilizar el arco, sino que también y a pesar de ser yo pequeño, fue un gran compañero con el que en muchas ocasiones pasabamos inolvidables momentos cantando, etc. A Elenmir lo llevo siempre a la espalda para matar a todo aquello a lo que no alcanzo a matar con mi arma favorita, mi espada Lassëtaurë, que según me dijo mi abuelo Vorondil, quería que la heredase yo desde pequeño, y así fue.
Por aquel entonces conocí a muchos elfos y de las distintas razas que existen de éstos, tanto elfos grises, silvanos, del bosque etc... con los cuales aún mantengo una agradable amistad y de vez en cuando coincidimos en esta pequeña pero agradable posada.
Tras mi dura infancia,y ya sabiendo manejar la espada con una mayor soltura, estuve en diferentes hogares y hubo un tiempo en el que viví en una pequeña aldea en la que también vivían más hombres con sus mujeres y sus hijos.
La pequeña aldea de la que os hablo se situaba en lo más alto de una colina a la que llamaban Ingatar, es decir, más allá de la cima. Ingatar estaba rodeada por kilómetros cuadrados de espesas arboledas y extensas y preciosas praderas de hierba y de flores en la que los caballos galopaban y comían sin que nadie les molestase.
Pero un día Saruman mandó un par de tropas de orcos con el único fin de destruir nuestro pacífico pueblo, al final conseguimos derrotarles pero sufrimos numerosas pérdidas de compañeros, y de materiales.
Después del ataque de los orcos a nuestro poblado, me decidí por vaguear tierras sin rumbo y con la máxima compañia de mi espada, mi arco y mi mochila.
Pasé un gran tiempo en los bosques, en los cuales me las tuve que apañar para sobrevivir y subsistir sólo de las cosas que la bella e inmensa naturaleza me proporcionaba. Mi estancia en los bosques me enseñó muchas cosas sobre la naturaleza, animales, arboles, y un largo etc.
Una de las cosas que me sucedió en uno de éstos bosques fue el encuentro con la que ahora es mi amada, una hermosa y valiente dama medio-elfa llamada Nille Ayin Nuinrel Tinwe, aunque suele ser conocida por el nombre de Ayin.
Todo sucedió un día en el que estaba yo apoyado en un árbol y ví a lo lejos unas tropas de orcos, sin dudarlo un instante, fuí a aniquilarlos aunque para ello tuviera que poner mi vida en juego. Por la espalda les ataqué y a ninguno con vida dejé. Pero tuve la mala suerte de que uno consiguió herirme en un hombro. Tras adentrarme de nuevo en el bosque, la ví, se encontraba de pie al lado de un gran árbol, y permanecía inmovil, como si de una hermosa estatua se tratase. Tenía su cuerpo tapado con una capa y una capucha que sólo y únicamente me permitía ver su largísima cabellera, de un color tan blanco como el mismísimo blanco de la luna; su tersa, pálida y hermosa piel, y aquellos preciosos ojos que resplandecían como una vela en la oscuridad de la noche, todo eso, junto a su personalidad, su físico etc hicieron que fuera ella de quién yo me enamorase. Cuando ella me vió herido se acercó lentamente hacia mí, echó una ojeada a las heridas, buscó un tipo especial de hierba que yo desconocía y en un instante hizo una especie de cataplasma que me extendió suavemente por la herida. Acto seguido y como si de un milagro se tratase, sanó la herida en mucho menos tiempo del que yo con mis medios hubiera tardado. Ayin renunció a su vida inmortal por mí y me dió además de un hermoso colgante de plata, muchísimo cariño, apoyo, y sobretodo amor, mucho amor. Con ella pasé un largo tiempo dentro del bosque en el que nos encontramos por primera vez, y allí pasamos agradables e inolvidables momentos tanto cantando, riendo, narrándonos historias el uno al otro, observando juntos durante la noche las relucientes estrellas, y un largo etc, el cual nunca acabaría de contaros.
Ayin, en nuestra estancia en el bosque, me enseño muchas cosas que yo desconocía, tanto constelaciones, como plantas curativas, y a apreciar la naturaleza más de lo que ya de por mí la apreciaba.
Ahora con el paso de los años me dedico a estar con Nille Ayin Nuinrel Tinwe, mi amada, mi camino y mi alma; también a estar en los bosques puesto que son lugares que aprecio muchísimo y que me encantan, y a deambular sin rumbo fijo por las tierras, buscando aventuras, a mi hermano, y sobre todo venganza.

Habilidades: Entre mis habilidades, que no son pocas, destacan el sigilo,el cual me sirve muchísimo para hacer muchas cosas sin que se den cuenta.
La inteligencia, es otra de mis cualidades y la considero la madre de todas las decisiones responsables.
Poseo infravisión, esto me permite ver más lejos de lo que un hombre normal podría.
Además de esas cualidades tengo una gran agilidad y soy muy bueno rastreando, grandes facultades para un dunedain que se dedica a vagar por tierras sin rumbo.

Armas: Mis armas son, mi espada Lassëtaurë (hoja del bosque) como yo mismo la llamé, la heredé de mi abuelo Vorondil cuando fuí pequeño ya que ese era el deseo de mi querido abuelo. Está forjada en los antepasados por elfos y posee unas inscripciones élficas que brillan cuando hay cerca orcos, además está tan afilada y reluciente como el primer día, ya que se puede apreciar las bonitas inscripciones que lleva grabado en la hoja y porque podría rebanar una cabeza sin hacer apenas esfuerzo.
El nombre de Lassëtaurë se lo puse yo debido a que es una espada tan liviana y silenciosa como una hoja cayendo desde lo más alto de un árbol. La hoja de Lassëtaurë es bastante larga, afilada y curva, en ella se leen las inscripciones élficas que os dije antes. La empuñadura es de madera noble, y en el pomo de la espada tiene una gema pequeña y redonda de color azulado que tiene un poder oculto el cual no os revelare.
Además poseo una capa también élfica que fue un regalo de mi amiga Isilian,una elfa silvana, la capa como antes mencioné tiene un color gris verdoso, y me otorga la capacidad de ser invisible por la noche a todos aquellos ojos que no pertenecen a un elfo.
También llevo una ligera cota de malla que no por ser ligera es menos resistente ya que es más dura que la piedra.
En los brazaletes de mi amada llevo escondido un puñal para cortar la comida etc, aunque uno núnca sabe si servirá en un futuro para otras cosas...
Mi otra arma la llevo colgada de la espalda, es Elenmir, mi arco, su significado es Joya de las Estrellas, ya que está labrado con motivos élficos, debido a que fueron los mismos elfos silvanos quienes en madera noble lo fabricaron y incrustaron numerosas esmeraldas y záfiros. Con Elenmir tengo buena puntería, este bonito arco que como ya os comenté en mi historia fue un regalo de Edhëldil tiene una inscripción que dice: "No es más sabio quién me sepa utilizar con valentía, sino con compasión".
Y por último en mi mochila llevo pan y víveres necesarios para poder sobrevivir en los momentos en que no puedo tomarlos de dónde a mí más me gusta, de la bella e inmensa naturaleza que cada día que pasa está más debastada por el poder y por las tropas de Saruman.

 
 
Última modificación de Ficha:
Hospedado desde el día: miércoles, 26 de noviembre de 2003 ...Han pasado 5496 días.
Registrado en el Foro: NO

Número de mensajes enviados: 45
Número de mensajes en la bandeja: 49
 
 
 
Calificación de los Huéspedes:

5.3/10 ( 3 votos)

ayuda
votaciones
La Ficha más valorada:
Nessornë
Nessornë
 
 
 

Han visitado 278 personas esta ficha

Panel de Mensajes

Arion tiene 48 mensajes

De: Silme  
Fecha: 24-01-2004 Hora: 15:29
Aiya Arion!!

Gracias, no pasa nada por el retraso, tranquilo!! La verdad es que sí que disfruté el día de mi cumpleaños!!

Saludos,

Silme.

De: Celendil  
Fecha: 21-01-2004 Hora: 03:41
Aiya Lord Arion!...espero verlo muy pronto por la Posada para hablar un rato.....
Saludos..
Celendil!

De: Eludrëk  
Fecha: 13-01-2004 Hora: 18:56
Aiya, yo vivo en Lebrija (no se si lo conoces, pero esta muy cerca de alli). Yo tambien e empezado ya el instituto(maldito instituto, me da )DD.

Namärié

De: Eludrëk  
Fecha: 09-01-2004 Hora: 18:05
Compañero sevillano dime donde vives, pues estoy sedinto de sangre!!!!!
Era una pequeña bromita, q t vaya bien el insti(si ya as empezado DDDD).

Namärié

De: Lairwen  
Fecha: 05-01-2004 Hora: 20:49
Gracias Arion.
Si puedo, sin duda me pasaré por alli, y e de reconocer que me gustaria coincidir allí con usted, pero por lo que parece me conformaré con verle por la posada.
Gracias de nuevo, Namárië Arion
Lairawen
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10


Aportaciones de Arion

Relatos: Este huésped no tiene ningún Relato
Poemas:
Preguntas sin respuestas.
31-12-2003
Todo lo que tememos...
29-12-2003

Visita la Ficha de otro Huésped