Ir a Posada de Mantecona
 


 
 
 
 
Armenos
(Huésped de la Posada
)
Raza: Elfo Moriquendë
Procedencia: Barcelona
Edad: 36 años

       
Aspecto: Se me podría describir como un elfo de bajo talle, un garbo andar y pelo oscuro como la noche. Mi subraza (con esta palabra se define muy bien, ya que se podría decir que soy un paria entre los elfos) es la de ser pirado, esto implica que mi mirada no sea cálida, sino gélida, y quienes se atrevan a comprobarlo, sabrán lo que es conocer la muerte y la oscuridad, ya que de esta forma es como se siente mi espíritu. Suelo vestir de negro, mas me gusta la ropa que se ajusta a mi cuerpo para andar sigilosamente en las sombras, ya que en ellas hallo algo de luz.

Historia: No sabía donde me hallaba, ni donde me encontraba a
ciencia cierta, pero sabía que me encontraba entre
gente amigable... Tantas colores relucientes de
armaduras, el ondear de muchas túnicas...desconcierta
hasta al más experimentado caballero.

Me hallo aquí, y eso es lo que importa. Sigo vivo
después de todo...cuando lo más que hubiera querido en
ese momento era...quizás morir...quizás no recordar
todo lo que había hecho.

Saludos, abrazos..de gente desconocida...¿Cómo me los
debía tomar? Al estar lejos de mi patria...seguirían
mis mismas reglas...esas eran...luchar por tus
ideales, honor y ante todo tu verdad...ya que si no
nos queda ni eso, mejor es morirse aquí mismo, mejor
que en cualquier otro lugar.

Nombres, Feagul, Beorn, Ithilien^^, Galmur^^, Dreide,...no
recuerdo a todos, ni sus caras..pero recuerdo sus miradas...
miradas que hacen a uno sentirse en casa cuando en verdad
no lo está.

Me levanto del suelo y veo una torre. Será aquella de
la cual tanto oí, será aquella donde todo es posible y
a la vez todo parece real... No lo sé, pero todavía no
es mi día para comprobarlo.

Aquí me encuentro, es lo único que sé y que llevo otro
día más....

Después de levantarme del suelo decidí encaminar mis
pasos hacia algún lugar interesante. Vi luces, me
deslicé tranquilamente hacia allí, porque la
verdad...no tenía nada más que hacer. Era una posada
pero con una luminosidad inusitada...¿¿un poney??
Algún mago debió de hacer eso
a cambio de algo, cosa que levantó en ningún
momento mi interés.

Entré y con las pocas monedas que tenía en mis
bolsillos, pedí una mísera habitación (si se le podía
llamar así, porque tal adjetivo halagaba la calidad de
esas cuatro paredes), con su mísera cena.

Cené solo, pensando en la gente que había conocido, si
se le podía llamar conocer...porque sólo los conocía
debido a que se habían presentado y que, gracias a
Erû mi memoria recordaba sus nombres, algo de
esperar, debido a mi siempre ferviente devoción por
el padre de los dioses, que se me apareció hará ya
dos años, pero eso ya lo contaré en otra ocasión.

A continuación, me decliné a tomar un poco el aire y
repasar mis planes para más adelante, pensar en que lo
que tenía que hacer y como debía hacerlo..pero como
siempre todo era empezar y no parar hasta acabarlo...y
claro está todo fin necesita una ayuda...ya sea del
destino ya sea mas mundana.

Entre pensamiento y pensamiento, delante de mis ojos
se cruzó un cuervo. Gran augurio pensé, y así sería y
lo comprobaría yo mismo no muy tarde. Con esta
predicción decidí que ya era de descansar y de
retirarme mi "espléndida habitación" y dejaros unas
horas sin mi.

Ya era tarde cuando me desperté...Bueno la verdad no
es que durmiera mucho con los caballos, porque al
final decidí irme a dormir con ellos, que estaban más
limpios que los compadres de mi habitación.

Me levanté con dolor de espalda, y con sueño, y debido
a que los mozos de cuadra estaban en sus quehaceres,
hablando, ensillando los caballos,... Ya sabéis, todo
lo que hacen ellos, porque nosotros somos tan vagos y
tan refinados de hacerlo.

Escuché cierta palabra que me causó una expectación
inusitada, Rhûn... Erû me había hablado de
ello..y ahora sabía que era el momento...Ya había
llegado la hora... Debía partir de inmediato para
allí, una vez que supiera por donde estaba.

Habilidades: De las antiguas artes prohibidas se rigen mis habilidades. Una es monologuear para confundir al adversario y una vez confundido, poder sonsacarle la máxima información y de este modo hallar sus puntos débiles, por su en un futuro, me digno a quitarlo de enmedio. Esta información la ansían todas las otras razas, ya que la información es poder, y si supieran lo que tengo... realmente me habrían hecho el favor de matarme.

Armas: Únicamete me fío de dos armas, mi pluma y mi viperina lengua, pero cuando estas fallan, y aún no lo han hecho, voy armado con una daga, bien equilibrada, y una espada ancha, ya que nunca se sabe que puede haber más peligroso en las sombras que yo mismo.

 
 
Última modificación de Ficha: Día: 12-03-2007 Hora: 20:39
Hospedado desde el día: martes, 09 de enero de 2007 ...Han pasado 4123 días.
Registrado en el Foro: NO

Número de mensajes enviados: 3
Número de mensajes en la bandeja: 8
 
 
 
Calificación de los Huéspedes:

6.6/10 ( 7 votos)

ayuda
votaciones
La Ficha más valorada:
Nessornë
Nessornë
 
 
 

Han visitado 109 personas esta ficha

Panel de Mensajes

Armenos tiene 8 mensajes

De: Elental  
Fecha: 12-03-2010 Hora: 01:28
Feliz cumpelaños!!! Espero que lo pases genial!!! A tu salud!

De: Odnallap  
Fecha: 04-05-2009 Hora: 13:47
Buenos días, huested del sur, le invito a leer la canción (Poema) de la Cerveza. Saludos. eppp

De: Odnallap  
Fecha: 30-04-2009 Hora: 21:53
Le saludo, yo no se utilizar demasiado bien la pluma, pero le invito a leer el Poema (canción) que he hecho. quizás le gusta reír de tan toscas líneas.

De: Ithilien  
Fecha: 12-03-2009 Hora: 15:20
¡¡Felicidades xico!!! A ver si te pasas un dia por la posada y recordamos viejos tiempos

Cuidate y saludos a la niña!

De: Gwirdyon  
Fecha: 12-03-2008 Hora: 15:48
Felicidades Leviatán, hace mucho que no se te ve por el chat, lástima que no pudiéramos vernos en Bâr celona. Besos y pásatelo en grande con tu pescaita.
1 2


Aportaciones de Armenos

Relatos: Este huésped no tiene ningún Relato
Poemas: Este Huésped no tiene ningún Poema

Visita la Ficha de otro Huésped