Ir a Posada de Mantecona
 


 
 
 
 
Celebringul
(Hechicera del Mundo Naciente
)
Raza: Istarë Gris
Procedencia: Venezuela
Edad: 32 años

       
Aspecto: Su boca es de un rojo vivo como el de las rosas, su piel morena cual canela, sus ojos color miel grandes, profundos y relucientes. Su cabello castaño cobrizo desciende hasta la cintura, siempre libre al viento. Sus brazos son delgados y proporcionados, manos primorosas; tiernas y delicadas, estrechas, largas y muy suaves al tacto. Tiene la estatura adecuada. Sus pies y piernas, en las que la belleza se revela con mayor claridad, son tan merecedores de alabanza como es posible prodigárselas a ser alguno. Parece frágil, pero es templada como el acero. Su vestimenta es acorde a la esbeltez de su figura, la cual cubre con un hermoso vestido azul, ceñido a la cintura por un cinto plateado. Sobre esto lleva una capa élfica de color plateado que va cerrada al cuello con un broche. Por último calza unas botas de piel, ideales para las largas jornadas de viaje.

Historia: Descendió a Arda antes de que estuviera del todo acabada, y antes de que nada creciera o anduviera sobre la Tierra. Al principio fue uno de los espíritus que acudió al Pequeño Reino para ayudar y servir a los Valar en su labor de preparar las estancias a los hijos de Ilúvatar, Sin embargo nunca trabajo para un Vala en particular, porque era como una emisaria de todos los hermosos Señores, y aprendió de cada uno de ellos una habilidad. Su elemento era el agua, aunque su creación no dependiera de ella, se encargaba de mantenerla incólume, libre de cualquier veneno o artilugio del enemigo, quien se empecinó siempre en acometer contra sus labores después de que ella rechazara los ofrecimientos hechos por uno de sus heraldos: Gorthaur. Éste le ofreció grandes reinos y riquezas a cambio de que traicionara a los Valar, dicho ofrecimiento fue totalmente despreciado, acto que dio lugar al rencor de Melkor y de todos sus aliados.
Ahora bien, los trabajos de dicho espíritu se vieron en paz durante un tiempo, eso fue cuando apareció Tulkas, quien con su risa y cólera alejó a Melkor, enviándolo a las tinieblas exteriores, pero esto fue sólo otra de sus argucias, ya que el tiempo le sirvió para meditar y tuvo las primeras prefiguraciones de Utumno, ciudadela que en días por venir causaría tantos males al mundo.
Por fin, luego de muchas faenas tanto de los Valar, como de los Maiar, se culminó Almaren, allí tuvieron todos los grandes espíritus su primera morada, cuando todas las cosas eran jóvenes y el verde aún maravillaba a los hacedores. Ocurrió que mientras todos descansaban de sus trabajos, Manwë ordenó que hubiese una gran fiesta, a la cual acudieron todos, excepto Aulë y Tulkas. Melkor aprovecho el descuido de los Valar para llegar a la Tierra Media y construir su fortaleza antes nombrada. Desde allí comenzó a marchitar la Primavera de Arda. Cuando los Valar se percataron de lo ocurrido ya era muy tarde, todo fue mancillado y pervertido por el enemigo, hasta su hermoso recinto en Almaren. Esto provoco que los Valar y todos sus colaboradores se retiraran a las Tierras de Aman, en donde ocuparon la región denominada Valinor. Nuestro mencionado espíritu del agua acudió también allí, aunque de vez en cuando salía a recorrer las Tierras Exteriores para curarlas un poco del mal que causaba el enemigo, además se decía que los Primeros Nacidos llegarían al mundo en la oscuridad para que pudieran apreciar la luz, por esa más que por cualquier otra razón hacia los recorridos, pensaba que era elemental para los hijos de Ilúvatar tener fuentes de agua pura, cerca de las cuales pudieran estar hasta ser encontrados. Al fin llego la hora hace tanto tiempo anunciada, y fue Oromë, quien encontró a los Primeros Nacidos: Los Eldar, pero no todos fueron a Valinor, y por ello el espíritu continuo visitando la Tierra Media.
El nombre de éste espíritu no se recuerda en las historias de los Días Antiguos, ya que para aquella época se lo conocía de otro modo, su nombre era Tyelperingengolë, además prefirió que no se le nombrase, para evitar nuevas trampas del enemigo. Celebringul fue el nombre que le dieron los Eldar al verla emerger de tan hermosas aguas. Magia del Ibón Plateado, porque pareció un verdadero encantamiento que una hermosa doncella de esbelta figura y ataviada con preciosas vestiduras verdes se presentara ante ellos de tal manera. Desde entonces esa fue la forma y el nombre que adopto para continuar su existencia en Arda. Cuando regresó a Valinor todos pudieron apreciar que Celebringul adquirió trajes de Tierra, ya que hasta el momento sólo se había valido de la materia imperecedera con las que fueron creados todos los grandes espíritus. Su estancia en Valinor fue placentera y enriquecedora, además enseño mucho a los Eldar acerca de los secretos que se vierten en las aguas, y estos aprendieron gustosos, sobre todo la parte de los Teleri que residía en Alqualondë. Todo era dicha y felicidad hasta que Morgoth y Ungoliant se confabularon para destruir los arboles que Yavanna sembró y que Nienna regó con sus lágrimas, Telperion y Laurelin, los más hermosos de todo el mundo, Ungoliant hirió a los arboles de tal forma que nunca más su luz volvió a brillar, esto supuso una gran pena para Celebringul, ya que realmente amaba a los arboles y los consideraba una de las más grandes obras de Yavanna, y como consecuencia del Oscurecimiento, el enemigo pudo robar los Silmarils de Fëanor, incitando la cólera de éste, hecho que produjo el Juramento y tanto males que le siguieron. Celebringul aborreció más todavía a Morgoth, por haber provocado tanta pena para los Valar, los Maiar y los Hijos de Ilúvatar. En esa oportunidad trato de seguir a los Noldor para hacerlos cambiar de parecer, pero los Valar no se lo permitieron, sólo pudo observar con nostalgia su partida y los males que esta causo. De vez en cuando dejaba la apariencia terrenal para ir a la Tierra Media, como tiempo atrás había obrado, para tratar de recoger las penas que padecían los Eldar y comunicárselas a los Valar, a ver si le permitían hacer algo, o si ellos mismos actuaban, pero todo esto fue en vano, ya que nada hizo cambiar la decisión tomada. Largo tiempo paso Celebringul preocupada por el destino de aquellos que partieron. Hasta que después de muchos años llega aquel que debía pedir perdón por ambas razas y solicitar ayuda a los Valar contra Morgoth. Dicho acontecimiento alegro sobremanera a Celebringul, ya que comprendía que esto seria el principio del fin del enemigo, por fin los Valar tomarían la iniciativa para destruirlo. Su pensamiento pues, fue el más acertado, debido a que los Valar atacarían al igual que todos aquellos que quisieran unírsele. Celebringul participó en La Gran Batalla, junto a todos los grandes espíritus, y estos resultaron victoriosos. Luego de este suceso Celebringul pudo regresar tranquilamente a Valinor, ya que uno de los más grande males del mundo fue erradicado.
Todo era paz y tranquilidad, hasta que fue advertida de nuevo una sombra que cobraba fuerza, por ello se decide enviar a la Tierra Media algunos de los grandes espíritus para ayudar en los tiempos por venir, cuando quizá mil años habían pasado de la Tercera Edad y la primera oscuridad cayó sobre el Gran Bosque Verde, aparecen los Istari o Magos, enviados para contrarrestar la fuerza enemiga y unir a quienes estaban dispuestos a resistir. Pero les estaba prohibido recurrir al poder para combatir el poder o intentar dominar a los Elfos o a los Hombres mediante la fuerza o el miedo. Llegaron por tanto con aspecto humano, dentro de ellos se contaba Celebringul,empero, no se le conto entre los cinco más importantes debido a que no desembarco en los Puertos Grises, realmente se desconoce su lugar de llegada, por otra parte su condición es un tanto extraña, ya que el resto de los Istari era de apariencia vieja, sin embargo ella parecía tener una juventud eterna, una doncella de no más de 20 años, pero sus ojos daban una revelación espiritual mayor. Se dedico siempre a descifrar y confundir los planes del nuevo enemigo, a quien ella conocía perfectamente. Le gustaba la soledad, esta le permita meditar acerca de sus acciones, por eso se le vio en peregrinar constante pero sola.
Celebringul aprendió algo en la Tierra Media y fue el manejo de las armas, ya que en los nuevos tiempos parecía necesario, empero, como toda buena Istarë prefiere el dialogo a la lucha. Aún se le encuentra en la Tierra Media, ya que lo que siempre quiso hacer fue ayudar a todos los Hijos de Ilúvatar, y ese el lugar ideal para hacerlo, hasta que cumpla definitivamente su misión y pueda volver en paz consigo misma a Valinor...

Habilidades: Pues todas aquellas que aprendió de los hermosos Señores: De Manwë; la compresión y la capacidad de ver a través de las apariencias. De Varda; aprendió a rechazar las sombras y a reconocer las palabras sinceras. De Ulmo: La tenacidad y la constancia en las labores, además del continuo andar para encontrar los lugares donde se le necesite. De Aulë: la Lealtad, evitar la envidia y tanto dar como recibir consejo. De Yavanna: aprendió a tenerle amor a todas aquellas cosas que crecen. De los “Fëanturi”, los Amos de los Espíritus, también aprendió, del mayor: a no juzgar injustamente. Del menor; aprendió a creer en los sueños y las visiones, que un muchos casos son advertencias o avisos. De Vairë; aprendió a entretejer en los caminos del destino. De Estë; la habilidad de curar heridas y fatigas causadas por malas artes. De Nienna; piedad, paciencia y firmeza en la esperanza. De Tulkas; a no aceptar la fatiga, y a sonreír siempre aunque el futuro se muestre aciago. De Nessa; la agilidad. De Oromë: aprendió tener la cólera necesaria para oponerse al enemigo. De Vána; a apreciar todas las cosas bellas del mundo.

Armas: Sus armas más grandes son la paciencia y la constancia, ambas trabajadas por la herrería de los años. Aunque por el cambio de los tiempos se ha visto obligada a portar armas mortales, además a manejarlas con gran habilidad.

 
 
Última modificación de Ficha:
Hospedado desde el día: miércoles, 24 de septiembre de 2003 ...Han pasado 5561 días.
Registrado en el Foro: SI

Número de mensajes enviados: 5
Número de mensajes en la bandeja: 43
 
 
 
Calificación de los Huéspedes:

5.5/10 ( 2 votos)

ayuda
votaciones
La Ficha más valorada:
Nessornë
Nessornë
 
 
 

Han visitado 316 personas esta ficha

Panel de Mensajes

Celebringul tiene 41 mensajes

De: Odnallap  
Fecha: 04-05-2009 Hora: 18:03
Buenos días, huested del sur, le invito a leer la canción (Poema) de la Cerveza. Saludos. eppp

De: ernak  
Fecha: 26-04-2007 Hora: 20:38
Felicidades¡¡ ojala pases un buen dia con los tuyos y sea este el dia mas feliz

De: Luthy  
Fecha: 26-04-2007 Hora: 19:01
Hola Celebringul
muchas felicidades en este dia, espero y cumplas
muchps más
me encanta tu historia
y de nuevo muchas felicidades

Fecha: 26-04-2007 Hora: 13:44
Pasan los años
Pasan los días
Y llegan los tiempos
De esperanza y dicha
Pues el repetir
De nuestra estación
Trae siempre a los nuestros
Muy grande ilusión
Pasad feliz día
Entre los que os quieren
Pasad feliz día
Entre vuestras gentes
Desde la posada
Y con alegría
Esta humilde elfa
Hoy os felicita.
1 2 3 4 5 6 7 8 9


Aportaciones de Celebringul

Relatos: Este huésped no tiene ningún Relato
Poemas:
Mithrandir
18-04-2004

Visita la Ficha de otro Huésped