Ir a Posada de Mantecona
 


 
 
 
 
Eclaffang
(Huésped de la Posada
)
Raza: Mujer Dúnadan
Procedencia: Granada
Edad: 29 años

       
Aspecto: Soy una joven, de cabello corto, castaño y despeinado. Mis ojos son azules, demasiado, tal vez. Son grandes y no pasan desapercibidos a nadie. Estoy delgada, pero nada enclenque, de hecho soy muy fuerte. Mis rostro es el de alguien que comprende demasiado bien la maldad del mundo, no hay sonrisa, sólo seriedad y demasiada sagacidad para alguien tan joven.

Historia: Tengo un recuerdo que siempre se me remite, una situación horrible de un momento pasado, que me sucedió en la niñez:

-¡Eclaff! ¡Ayúdame! Me encuentro mal…estoy cayendo otra vez.



De nuevo su grito que me saca de la tranquilidad. Me levanto y voy corriendo en su busca, pero no la encuentro, no está donde siempre; sentada en su mecedora o tumbada en la cama. Empiezo a temblar…

-¡Mamá! ¡Mamá! ¿Dónde estás?- grito desesperada.

-¡Eclaff!

La voz proviene del sótano, pero ¿Qué hacía allí? Bajo las escaleras, la luz está apagada. Oigo movimiento. Enciendo una vela y allí está, tumbada en el suelo, llorando.

-Mamá, ¿Por qué te levantaste? Estás enferma y lo sabes.

-Lo siento…creía que me sentía mejor y quise hacer de comer para darte una sorpresa, pero me caí de nuevo. Ya no soy lo que era, me queda poco de vida, pequeña y mi única alegría eres tú. No sé qué será de ti cuando yo ya no esté.

- Sé arreglármelas yo sola.- respondo, lacónica.



Me acerco a ella y le ayudo a levantarse. Huele mucho a sudor, pero yo no puedo bañarla, pesa demasiado para una niña de ocho años. Intento subir las escaleras, pero me tropiezo y la suelto. Ella cae escaleras abajo y se golpea la cabeza…sangre. He visto muchas heridas en mis cortos años, pero siempre en animales, animales cazados por mí. La vista se me nubla, me siento mal y caigo…



Un pájaro canta… tengo sueño y no quiero despertarme. He tenido una pesadilla horrible, un sentimiento de soledad me ha inundado toda la noche… Abro los ojos. Siempre duermo al raso así que me extraño al verme en el sótano, pero al segundo siguiente me acuerdo de todo y corro a socorrer a mi madre…demasiado tarde, ha debido morir desangrada, por mi culpa, por mi debilidad.



Lloro, como la niña pequeña que dejé de ser hace tiempo. Lloro, como cuando mi padre no volvió de la guerra. Lloro, como el día en que mamá cayó enferma. Pero unas asquerosas lágrimas no me salvarán de esta situación. Enterrarla… ¿cómo?



La levanto, no pesa demasiado, su cuerpo débil no es problema para mí, la saco al exterior, junto al río, donde ella deseaba estar enterrada. ¿Cómo cavar la tumba antes de que el cuerpo empiece a descomponerse y a oler mal?



La desesperación dirige mis manos y cavo, cavo con furia y dolor, sin mirar, sin pensar. La oscuridad llega y aún no he escarbado lo suficiente. Al fin me rindo, no puedo más y entre lágrimas dejo que la corriente del río se la lleve. Arrodillada, con las manos y el rostro llenos de barro observo cómo se aleja. Esa madre a la que apenas conocí, esa madre a la que cuidé sin pensar en el por qué. Ella murió cuando mi padre se fue a la guerra, cuando yo tenía tres años. Papá nunca volvió y ella cayó enferma. Yo no sabía nada, sólo lo poco que había visto hacer a papá: cazar conejos y subirme a los árboles para coger frutas. Ahora con ocho años estoy sola, pero sé sobrevivir. Sé cazar, sé cocinar, sé manejar la espada y el arco. Pero no quiero quedarme aquí, atrapada en el pasado, donde sólo conozco el dolor y la soledad. Camino hacia el bosque, con mi arco, mis flechas y mi espada, me alejo hacia lo desconocido ¿adónde iré?



-¡Señora! Despierte. Si va a quedarse a dormir debe usted pagar una habitación.



La realidad vuelve a mí. He vivido de la piedad durante cinco años, pero con veinte años ya soy mayor y a los mayores no se les concede favores, ahora debo pagar.



-Señor…me encantaría quedarme a dormir aquí y no al raso donde a una viajera solitaria como yo no tardarían en matarla, pero no tengo dinero. Si usted me permitiera trabajar aquí…

-¡No! ¡Váyase!-grita con violencia, pero su rostro se ilumina de repente- A no ser que esté dispuesta a compartir el lecho…

-Me da igual dormir con otra persona, mientras el otro sea alguien respetuoso.

-Lo será, descuide. Además mañana podrá comer con nosotros sin pagarnos… a cambio de su trabajo claro está.

-Trabajaré.



Al rato el dueño me da una llave, subo a la habitación y hay un hombre esperando. Sus dientes están rotos y sus ojos brillan de una forma extraña.



-Eres hermosa…-dice él. No me gusta su mirada, no me gusta su rostro, él no me gusta. Pero mañana comeré bien…



Él se acerca a mí, acerca su horrible boca a la mía y me besa. ¡Que asco! Le doy un empujón le agarro las manos, lo tiro a la cama y le pego. Él me mira atontado.



-Mire, no me ponga una mano encima. ¿Entiende? Porque lo mato. Dormiré con usted, pero usted no me tocará ¿De acuerdo? Y mañana le dirá eso al posadero. Que dormimos juntos ¿Bien? ¿Lo hará o prefiere morir bajo el metal de mi espada?



El asiente asustado, tembloroso. No comprendo por qué todos los tíos son iguales. Yo no pago por dormir con ellos, pero ellos no tienen derecho a tocarme. Lo suelto. Se echa a un lado a dormir. Y yo al otro. Hacía mucho que no dormía tan bien. Pero aun así mantengo mis sentidos alerta por si el hombre vuelve a intentar atacarme.



El día amanece tranquilo, el hombre se levanta y se marcha. Yo bajo tras él y lo vigilo, bajo mi atenta mirada le dice al posadero que he sido una buena compañera y se marcha corriendo. El posadero me da el desayuno. Hoy será un buen día.

No me dirijo hacia ningún lugar, me limito a caminar errante por lugares que no me importan demasiado.

Habilidades: Lo que mejor se me da es sobrevivir, alejarme de las personas, no entablar amistad con nadie, desconfiar de todos. Luchar... luchar por mi vida, eso es lo que mejor sé hacer.

Armas: Llevo una espada bastante buena y nada más, soy pobre.

 
 
Última modificación de Ficha: Día: 19-05-2006 Hora: 19:23
Hospedado desde el día: domingo, 14 de mayo de 2006 ...Han pasado 4420 días.
Registrado en el Foro: SI

Número de mensajes enviados: 6
Número de mensajes en la bandeja: 7
 
 
 
Calificación de los Huéspedes:

6.1/10 ( 7 votos)

ayuda
votaciones
La Ficha más valorada:
Nessornë
Nessornë
 
 
 

Han visitado 79 personas esta ficha

Panel de Mensajes

Eclaffang tiene 7 mensajes

De: Odnallap  
Fecha: 06-05-2009 Hora: 10:38
Buenos días, huested del sur, le invito a leer la canción (Poema) de la Cerveza. Saludos. eppp

De: Anaratar  
Fecha: 15-06-2006 Hora: 21:54
Eclaffang, Hago una reverencia frente a tí. Agradezco enormemente tu opinion, para cualquier cosa que necesites Anaratar a tus pies.

De: Anaratar  
Fecha: 15-06-2006 Hora: 18:03
Bonita historia y menor valor tiene el relato,me ha gustado mucho,pero al igual que tu el mio era triste, a ver si relato alguna historia de hobbits feliz y divertida. un 9 bien merecido

Fecha: 16-05-2006 Hora: 09:15
Saludos Eclaffang!!
Muchas gracias por detenerse a leer y comentar mi relato!! agradezco las palabras y en breve leeré y comentaré el relato que ha subido... es muy grato ver que los nuevos huéspedes llegan con ganas de participar!!! Bienvenida pues! espero que su estancia sea larga y divertida

De: Isabella  
Fecha: 15-05-2006 Hora: 05:18
Hola, Bienvenida seas, que aun que tmb son nueva aqui, deseo que tengas una feliz estancia... y debo decir que tu historia me cautivo...(solo oscura, ta mas buena... jejejeje)
1 2


Aportaciones de Eclaffang

Relatos:
Fantasía
11-09-2006
Camino a Seguir
15-06-2006
Vida Sencilla
14-05-2006
Poemas: Este Huésped no tiene ningún Poema

Visita la Ficha de otro Huésped