Ir a Posada de Mantecona
 


 
 
 
 
Elaerion
(Huésped de la Posada
)
Raza: Elfo Sinda
Procedencia: Sevilla
Edad: 33 años

       
Aspecto: Perteneciente al noble pueblo eldar de los sindar, mi aspecto lo enmarca una caballera negra como la noche y unos ojos oscuros brillantes de color dificil de precisar.
En cuanto a mi vestimenta, porto como ropajes piezas textiles de los galadhrim, el atuendo del viajero, flexible, cómodo y versátil. Bajo éste, llevo una cota de mithril y entre mis ropas, alguna que otra arma. En mi mano derecha aún conservo un guantelete de fino acabado que mi madre realizó para mi para que pudiese asir sin problemas la cuerda del arco.

Historia: Mis padres, seguidores de Elwë Singollo, fueron parte de la comitiva que inició el viaje hacia las Tierras Imperecederas. Sólo cuando el rey se perdió en Nan Elmoth el peregrinaje se detuvo. Pasados los dias, sin noticias de Su Majestad, sus súbditos acabarón por dividirse; unos siguieron al hermano de nuestro líder, Olwë; otros, fieles al desaparecido, permanecieron a la espera de su regreso. Mis progenitores formaban parte de estos últimos.

Muchas hojas cubrieron la tierra antes del retorno de aquel que se hallaba en paradero desconocido. Pero no fue en solitario su llegada, sino que lo acompañaba una mujer tan indescriptible que jamás poema o canto alguno entre los eldar o los edaín podría hacerle justicia. Su nombre era Melian y Elwë se había desposado con ella, pues su amor era tan inmenso como extensas eran por aquel entonces las arboledas que cubrían Arda.
Tan cambiado estaba el rey a su vuelta, según contaban, que casi fue irreconocible al principio entre su propio pueblo. Fue poco a poco que entre sus súbditos empezó llamársele Elu Thingol, o como también se dice en la lengua de los hombres “Rey Mantogrís”. Y así del mismo modo, los eldar que quedaron bajo su mandato comenzarón a llamarse a sí mismo sindar, también conocidos actualmente como elfos grises.

Thingol y Melian establecieron su reinado en los bosques de Doriath, en las estancias protegidas de Menegroth, Las Mil Cavernas, sobre el río Esgalduin. Fue en tan sin par lugar donde mis ojos se abrieron a la luz de este mundo por primera vez.
Muchos fueron los años felices que disfrutamos bajo el noble y justo mando del Rey Thingol y protegidos casi maternalmente por los poderes de nuestra reina.
Desgraciadamente, los conflictos con Morgoth, cuyos oscuros designios y pretensiones extendian sus dedos llenos de maldad hasta allá donde podía, acabarón marcando mi existencia con el dolor y la desgracia.
Luchando con gallardía y coraje, mi padre falleció en la batalla de las Nirnaeth Arnoediad. Yo mismo lo ví caer herido de muerte, y fue entre mis brazos, en pleno fragor de la batalla, donde exhaló un último suspiro antes de encaminar su espíritu hacia las estancias de Mandos….Fuí de los pocos de mi compañía que volvió con vida….

Más tarde los sindar nos vimos nefastamente relacionados con la maldición y Juramento de los Noldor de Fëanor al apoderarse nuestro rey de uno de los Silmaril y junto con los enanos de Nogrod, forjar el Nauglamir, joya que llevó a la muerte a Thingol por la codicia de los enanos. Aún hoy sigo viendo en mis recuerdos el oscuro rastro del Enemigo en todos estos acontecimientos….Fue entre el caos de éstos donde perdí a mi madre…Nunca más supe de ella, aunque aún guardo esperanzas…

Con muy poco equipaje, aunque cargado de tristeza, salí de Doriath al tiempo que Melian, la Maia, abandonaba Menegroth, volviéndose el antaño inexpugnable reino vulnerable a cualquier tipo de ataque. Yo sólo partí cumpliendo órdenes, encaminando mis pasos hacia el Este. Al poco supe de la desgracia de mi ciudad natal y casi sin fuerzas para continuar viviendo, llegué a tiempo a Ossiriand. En Tol Galen, donde fui piadosamente acogido por Beren y la dama Lúthien, informé de lo acontecido en las Mil Cavernas. Luego, no pudiendo más, caí en un profundo sopor, encerrandome en mí mismo en un sueño inquieto y repleto de pesadillas.

Más tarde supe de lo acontecido en Sarn Athrad. Quizás fue esto, junto con los cuidados que recibí, lo que me impulsó de nuevo, aferrándome a la vida como nunca lo había hecho antes. Mi determinación por luchar contra todo aquello generado con malicia, en la oscuridad y con ansias de destruir me empujó a seguir adelante.Quiso el destino que mis pasos pisaran las Ered Luin (más tarde llamadas Ered Lindon) cuando sucedió la Guerra de la Cólera y todos las tierras de Beleriand quedasen sumergidas bajo las aguas del llamado Belegaer.

Siguiendo siempre como orientación el punto de salida del sol, mi camino siguió hacia el este. Cuando por fín creí que podría volver a establecerme en tranquilidad, tuve que verme envuelto en los retazos de la Oscuridad generada por Morgoth. Estuve presente e hice frente al resurgimiento de un nuevo poder oscuro en el Este: Sauron, el discípulo predilecto de Morgoth, que pretendia dominar la Tierra Media bajo el poder del Anillo Único y hasta consiguió corromper y destruir a los Númeroneanos, gran linaje entre los edain, para más tarde fustigar a los restos de sus descendientes, que habian creado los reinos de Arnor y Gondor, con continuas guerras surgidas tanto desde Mordor como del reino de Angmar del Rey Brujo.

El tiempo fue transcurriendo y acabé participando en la Última Alianza entre Elfos y Hombres en la cual vi caer derrotado a Sauron.

Más tarde viví durante un tiempo en el reino del Gran Bosque Verde al Este del Anduin, acogido entre las gentes de Thranduil. Viendo de nuevo las sombras cernirse allá por donde iba, con la llegada del Nigromante y la creación de Dol Guldur en el Sur, crucé el que empezó a llamarse Bosque Negro y luché contra licántropos, arañas, orcos y demás criaturas de la misma calaña para así, finalmente llegar a Lórien, en donde he morado en Caras Galadhon hasta el día de hoy, aunque de vez en cuando hago visitas a Rivendel pues me gusta sentirme a menudo un poco más cerca de Aman, la tierra que aún no he llegado a poder divisar. Después de tantos largos años, mi corazón aún anhela encontrase con el mar y emprender el último viaje…pero algo me dice que debo permanecer aquí por un tiempo más.

Mientras que ese momento llegue como parte de mi destino, entre idas y venidas, y después de largos años de ausencia, mis pasos errantes, peregrinos, embarran los umbrales de una concurrida posada de Bree…Es irónico cómo un humano puede hacer que la nostalgia haga que uno se sienta como en casa, aún rodeado de gente extraña. ¡Muchos años bendigan los Valar a este buen hombre!

Mi nombre es Elaerion, mis apellidos se perdieron entre susurros en el tiempo, y a día de hoy, he vuelto…al Poney Pisador

Habilidades: Tengo una excelente vista tanto de día como de noche y sé reconocer rastros y señales que para otros pasaría por toscas marcas. Mi labor es la de montaraz, explorador; ágil para desenvolverme en la floresta y en los bosques, me muevo con igual soltura entre los árboles como en la llanura. Mantengo aún hoy una muy buena comunicación con la Naturaleza. Aunque peque de falta de modestia, soy bastante hábil en cuanto al manejo de armas arrojadizas, arcos, y a todo en cuanto a espadas élficas se refiere.... Aunque quizás mis mejores cualidades son: la experiencia en batalla y combates que me ha dado el tiempo ; mi gran capacidad para aprender y hablar diversas lenguas y una paciencia llena de calma obtenida con el paso de las edades.

Armas: Llevo en mi mochila varios puñales arrojadizos, así como pequeñas armas del mismo estilo. Una espada élfica heredada de mi padre, forjada por él mismo y ribeteada con antiguas runas en las que se refleja el nombre de la estirpe a la que pertenezco.
Además porto carcaj repleto de flechas, y un arco galadhrim plateado de hermosa manufactura.

 
 
Última modificación de Ficha: Día: 06-10-2008 Hora: 02:55
Hospedado desde el día: lunes, 13 de octubre de 2003 ...Han pasado 5210 días.
Registrado en el Foro: SI

Número de mensajes enviados: 19
Número de mensajes en la bandeja: 1
 
 
 
Calificación de los Huéspedes:

6.8/10 ( 11 votos)

ayuda
votaciones
La Ficha más valorada:
Nessornë
Nessornë
 
 
 

Han visitado 362 personas esta ficha

Panel de Mensajes

Elaerion tiene 1 mensaje

De: Odnallap  
Fecha: 06-05-2009 Hora: 10:44
Buenos días, huested del sur, le invito a leer la canción (Poema) de la Cerveza. Saludos. eppp


Aportaciones de Elaerion

Visita la Ficha de otro Huésped