Ir a Posada de Mantecona
 


 
 
 
 
Fingolion
(Huésped de la Posada
)
Raza: Elfo Silvano
Procedencia: Navarra
Edad: 30 años

       
Aspecto: Desde que nací en Ossiriand, he tenido un largo pelo negro. He crecido con altura y mis grises ojos fulminan a todo el que me amenace. Suelo pasar desapercivido con mis ropas marrones y verdes, con las que me confundo en los bosques y demás.

Historia: Acercate viajero a mi foguera y calienta tus manos mientras te entretengo con historias del mundo antiguo...

Tiempo ha que nací entre mi pueblo, los Nandor. No muchos años han transcurrido desde entonces para los de mi raza, pero sí para los Atani. Desde que fui consciente de mis actos, empecé a amar los bosques y todas las criaturas que en ellos vivían. Aquello debía ser algo de familia, pues mi madre, Gaeredhel, era idéntica a mí. Cuando yo no me escapaba a la noche a recorrer y disfrutar del bosque, me acompañaba mi madre, e incluso a veces mi padre, Gaenor, aunque éste prefiriese salir a cazar en vez de acompañarnos.
Nuestra humilde familia poco más podía hacer. Oíamos el cantar del agua del río Anduin, al igual que el de los árboles y pajaros del bosque. Nos procurabamos nuestra propia comida, al igual que todos los demás. Aún así, yo siempre intentaba escaparme, para ir a otros lugares y dar nombre a cosas que no habíamos visto.
Con el tiempo tuve un hermano, Dinolfin. Aún así no tuvo mucho tiempo para disfrutar de aquellos parajes, pues Denethor, hijo del rey Lenwë propuso surcar las montañas, en busca del que antaño fuera nuestro rey, Elwë Singollo. Nuestra familia, al igual que muchas otras, se unió a él, aunque tuvimos que convencer arduamente a nuestro padre, pues no estaba nada convencido. Aún así, los deseos de conocer mundo de Gaeredhel y míos le convencieron y pudimos seguir al príncipe.
Tras coger todas nuestras pertenencias y tener prestos los arcos por si alguien osaba atacarnos, emprendimos el viaje hacia el oeste. Pero cuando atravesabamos las Montañas Nubladas, una bandada de orcos, wargos y demases nos atacó. Nos sorprendieron completamente y poco hicieron nuestras certeras flechas contra ellos. No tuvimos más remedio que huir y dejar los cuerpos innertes a su merced, entre ellos el de mi padre.
Desde entonces profeso un gran odio contra las criaturas del mal, incluso las que no son realmente malvadas. Antes habría sentido piedad por ellas, pero desde entonces ninguna pudo escapar ante mis flechas.
Tras esa gran pérdida, los pocos que quedabamos nos reagrupamos y continuamos nuestro viaje. Fue entonces cuando me hice gran amigo de Denethor. No sabré nunca cómo fue, solo se que ocurrió. Un simple campesino se hizo amigo del príncipe, sin siquiera darse cuenta. Aun así, para entonces ya no se lo consideraba como tal. El era el jefe, sí, pero todos teníamos entre nosotros un afecto que ningún reino jamás logrará tener. Aquella amistad con Denethor me aportó mucho pues él me contaba cómo eran los tiempos antes de que yo naciera, cosa que no hacía mi madre.
Tras meses de largo camino y sin descanso llegamos a la tierra de Beleriand, lugar donde esperabamos encontrar a nuestro rey, pues ése seguía siendo nuestro propósito. Desde el día en que abandonamos nuestra tierra natal hasta entonces, muchas cosas habían cambiado en nosotros. El ropaje ya no era como antes, si no verde y simple, lo cual nos proporcionaba gran ayuda para ocultarnos. Cuando llegamos ante Elwë, al que ahora llaman Thingol, éste nos prestó ayuda. Nos instruyó sabiamente en cuanto a armas y demáses.
Tras ello, gustosamente nos concedió una gran tierra, la Tierra de los Siete Ríos, Ossiriand. Largos años pasamos allí, sin edificar ciudad ninguna. Mientras los pequeños como mi hermano crecían, los demás adquiríamos sabiduría, poniendo nombres a criaturas y plantas que no conocíamos. Tiempos felices fueron aquellos, más incluso que los primeros que tuve, pero todo no podía seguir así.
Un nefasto día, Thingol pidió auxilio, y nosotros los Laiquendi(pues así se nos llamó) acudimos. Yo me encontraba entre los guerreros experimentados, utilizando certeramente el arco y sabiamente la espada. Aún así, los enemigos nos superaron en número y aunque pudimos resistir la embestida hasta que Thingol llegó, Denethor, nuestro líder, murió. Aquello supuso un gran cambio para mí. Tras la batalla, no adoptamos ningún otro rey ni lider. Todos fuimos iguales y jamás volvimos a participar en batallas abiertas. Desde entonces, somos nómadas en Ossiriand, pero que no permiten el paso a extraños y menos a seres malvados.

Habilidades: Poco se de magia pero certeros son mis disparos con el arco y mortales mis puñaladas. Tambien amo cantar y escribir, al igual que nadar y trepar por lo árboles, hablando con lo animales salvajes. Ya que el hablar con animales es una de mis acciones preferidas, llevo conmigo un fiel perro llamado Orhi al que mucho aprecio le tengo.

Armas: Mi principal arma es un arco largo hecho por mí mismo. En el hay talladas distintos tipos de hojas. También llego una gran daga, que me fue entregada por Denethor, años antes de que muriese. Con un ligero cinturon lo sostengo, donde tambien hay espacio para una espada, aunque normalmente queda sin uso. En mi práctica mochila no llevo más de lo necesario. Viveres de reserva, por si no hay caza, una cuerda, fuerte y ligera. Una cantimplora donde guardar agua y muchas otras cosas que no merecen ser mencionadas.

 
 
Última modificación de Ficha:
Hospedado desde el día: martes, 22 de marzo de 2005 ...Han pasado 4721 días.
Registrado en el Foro: NO

Número de mensajes enviados: 1
Número de mensajes en la bandeja: 6
 
 
 
Calificación de los Huéspedes:

5.8/10 ( 4 votos)

ayuda
votaciones
La Ficha más valorada:
Nessornë
Nessornë
 
 
 

Han visitado 41 personas esta ficha

Panel de Mensajes

Fingolion tiene 6 mensajes

De: Irwin48  
Fecha: 20-10-2009 Hora: 01:51
Feliz cumpleaños!!! que la pases muy bien en tu dia!!

De: Odnallap  
Fecha: 06-05-2009 Hora: 11:22
Buenos días, huested del sur, le invito a leer la canción (Poema) de la Cerveza. Saludos. eppp

De: Dardios  
Fecha: 20-10-2005 Hora: 01:49
tened un feliz cumpleaños

De: Argil  
Fecha: 18-04-2005 Hora: 21:43
Bienvenido elfito!! Ya tenia ganas de verte por aqui (perdona por haber respondido tan tarde).Algun dia tendré tiempo de leerme toda tu historia (que tengo curiosidad). A ver si un dia nos encontramos en la posada y te presento a esta gentecilla, hasta ese momento, brindaré por tu llegada .
Tenna Rato

De: Elenya  
Fecha: 05-04-2005 Hora: 06:12
Aiya Fingolion!!
Bienvenido, aunque sé que ya han pasado dos semanas desde tu llegada, pero fue un poco menos del tiempo que me pasé en un viaje fuera de Bree, espero disfrutes mucho de tu estadia por acá, que tu comañia seguro qeu nosotros la disfrutaremos mucho. Ojala pronto te pases por el salón que las historias de los días antiguos nos gustan mucho, y la tuya e smuy interesante, estoy segura que has de saber muchas más, por lo pronto te invito una ppinta para celebrar tu llegada .
Tenna Rato
1 2


Aportaciones de Fingolion

Relatos: Este huésped no tiene ningún Relato
Poemas: Este Huésped no tiene ningún Poema

Visita la Ficha de otro Huésped