Ir a Posada de Mantecona
 


 
 
 
 
Imradiel
(Huésped de la Posada
)
Raza: Elfa Sinda
Procedencia: Barcelona
Edad: 38 años

       
Aspecto: Imradiel Mailewen es una elfa alta, de 1,85 m. Busto generoso, largas piernas y hombros anchos y firmes. Es hermosa, fuerte y musculosa, todo su cuerpo refleja una fortaleza poco habitual entre las de su sexo pero, aún así, su feminidad no se resiente en absoluto, pese a su actitud y a su atuendo. Sus movimientos son sinuosos y silenciosos, delicados, un poco como si levitara.

De facciones marcadas, nariz pequeña y labios finos pero sensuales. Su cabello es de un dorado cobrizo y ondulado, cayendo abundantemente por su espalda, hasta el nacimiento de sus piernas, como las cascadas de Lothlorien. Sus ojos son de un azul intenso, como el mar embravecido, grandes, rasgados y penetrantes, pudiendo ver a muy larga distancia y en la oscuridad. Su piel es tersa y blanca, inmaculada a pesar de tantas luchas en su haber.

Es apasionada, noble, sincera y muy dulce cuando la situación es propicia. Es muy divertida, siempre sonríe, pero también puede ser altiva y orgullosa. Nunca se rinde, ni aunque intenten doblegarla. Es también bastante solitaria y encuentra gran placer en meditar ... pero esa aparente tranquilidad tan solo esconde al turbulento ser que lleva en su interior. Prefiere estar sola, sentada a los pies de un árbol o cabalgando, a estar encerrada entre cuatro paredes. Simplemente es un espíritu salvaje y libre.

Suele vestir con ropas cómodas, siempre de color negro o azul plateado ... casaca corta y escotada que por detrás cuelga en faldones desiguales, llegándole el más largo hasta el tobillo derecho y el más corto a nivel del muslo izquierdo ... no lleva mangas o con manga larga ajustada que se ensancha a partir del codo ... pantalones ajustados, para poder moverse mejor en la lucha.

Rara vez se la ve con vestido, aunque en sus estadías de paz al cobijo de Mindo Ormeo, se la puede ver vistiendo vaporosas túnicas.

También lleva en ocasiones una pequeña armadura de mithril, muy flexible y resistente, para proteger su pecho, y alguna vez en batalla se la puede ver con su pequeño y vistoso yelmo de mithril.

A veces se la puede ver llevando una sencilla capa élfica de color indefinido, para abrigarse y camuflarse si es necesario. Lleva botas de caña alta que le cubren hasta la rodilla, de color negro o marrón, sujetas por cordones cuyos flecos cuelgan por detrás y en una de ellas siempre lleva consigo a Nilme, su pequeña daga de plata.

Es Portadora del Anillo de la Guerra, Nyarwë, que junto a un sencillo colgante adornando su cuello y una delicada tiara en su frente, regalos de su primo antes de abandonar el Bosque Negro, son las únicas joyas que lleva.

Historia: Nacida en el Bosque Negro a finales de la Segunda Edad, en el 3319, y sobrina del rey Thranduil por parte de madre.

Su padre, el gran Imradir el Maia, Señor de la Guerra y del Dolor, había muerto en un ataque desprevenido por parte de unos Uruk-hai mientras se encontraba solo y paseando por el bosque. Su descomunal fuerza no fue suficiente ante la horda que se le echó encima.

Su madre Anadriel, hija de Oropher y Aglariën, Elda de los Vanyar y hermana de Indis, al saber de su muerte, confió a su hermano Thranduil el cuidado de la pequeña princesa Imradiel y se dejó consumir de pena en el bosque, pidiendo a los propios Valar que la dejaran morir y haciendo caso omiso de los ruegos de su hermano. Antes de partir, Anadriel puso a la pequeña una cadenita al cuello con un anillo, el Anillo de Imradir, para que fuera la siguiente portadora cuando llegara el momento.

El anillo, un simple y sencillo aro de mithril con una extraña y pequeña gema de color negro que despedía reflejos escarlatas, embrujó a la pequeña de tal modo que su tío hubo de advertirle, haciéndola jurar que jamás lo vestiría en su dedo hasta que escuchara su "llamada". Tan solo le dijo que era el anillo Nyarwë, el Anillo de la Guerra, forjado por el propio Ilúvatar, un anillo muy poderoso para usarlo como pura diversión. La pequeña Imradiel nada supo de todo lo ocurrido hasta que creció y de ahí su terrible y mortífero odio hacia uruk-hai y orcos.

Con su primo Legolas se divertían saliendo a cazar orcos y cualquier otra criatura maligna que se les cruzara por el camino … “practicas de tiro sobre objetivos vivos” las llamaban. Juntos aprendieron el manejo de las armas y juntos llegaron a ser temibles guerreros. Siempre les acompañaba Ghräil, su hermoso halcón al que había criado desde pequeñito, cuando lo había encontrado en una de sus “prácticas” tirado en medio de la hierba y con las alitas rotas.

Uno de tantos días en los que paseaban por los bosques oyeron un potente relincho entre los árboles y segundos después apareció ante ellos, sin ningún tipo de montura ni arnés, un hermoso caballo blanco, grande, majestuoso y musculoso … descendiente de mearas sin lugar a dudas y que deteniéndose ante ellos les miró altivo … ¿qué hacía allí? … ella fascinada se acercó al caballo y lo acarició dulcemente mientras le susurraba bellas palabras para tranquilizarlo … Legolas observaba sorprendido como se ganaba la confianza de aquella salvaje belleza y sonrió cuando vio que de un ágil salto lo montaba y giraba la cabeza hacia él … “Me lo quedo … te presento a mi caballo … Caramir”. En verdad, lo que parecía era que él la había escogido a ella, y no al contrario.

Durante años vivió feliz en el bosque, bajo el roble y la haya, rodeada de bestias y pájaros de espléndido canto. Todo eran maravillas para la princesa y ni el dolor ni la pena ni el desengaño habían entrado todavía en su corazón ... hasta el 3015 de la Tercera Edad, cuando Nyarwë "la llamó" y la inquieta sinda comenzó su andadura por la Tierra Media

Junto a sus hermanos elfos y junto a su amado Legolas nunca pensó que llegarían a cambiar tanto las cosas en su vida ... nunca pensó que podría ser una triste pieza en el juego de poder de los Valar ...

La primera noche de su partida, apoyada contra un árbol intentaba descansar y poner en orden su mente … ¿a dónde dirigirse? ¿qué iba a hacer? ¿luchar y matar uruk-hai y orcos hasta saciarse? … pero de repente se hizo el silencio, ningún sonido podía escucharse, tan solo un susurro, como el susurro del viento, pero no era precisamente eso pues era una noche cálida y sin soplo alguno de brisa. Se puso en guardia y se levantó de un salto. Caramir resopló nervioso y el halcón abrió sus ojos expectante. Imradiel miró a su alrededor pero no había nada, no había nadie ¿qué estaba pasando? … de repente escuchó una voz, era como una voz interior y se quedó paralizada, pero con su mano posada en su espada … la voz le dijo “Hija mía, soy Anadriel, tu madre, y ha llegado el momento en que pongas en tu dedo el anillo Nyarwë” … Imradiel se giró en redondo varias veces … “¡Madre! ¡Madre! ¿qué debo hacer? ¿a dónde debo ir?” … sintió una brisa fresca en su rostro y cerró los ojos … la voz de su madre volvió a sonar en sus oídos “Hija … Nyarwë es el Anillo de la Guerra y tu padre fue el portador y quien ayudó a los primeros Elfos cuando lo forjaron ... pero al morir pasó a ti, como legítima heredera, con capacidad suficiente para portarlo y hacer buen uso de él … Jamás te lo quites … Con ese anillo tu fuerza se multiplicará y tendrás el poder de invocar a las tropas para la lucha, así como el poder de hechizar a los soldados cuando no quede ya ninguna esperanza en sus corazones … con ese anillo tus armas adquirirán mayor fuerza y solo tu y las personas que tu escojas podrán tocarlas … pero solamente tú podrás usarlas con toda su magia … eres ya una gran guerrera y ese anillo te dará mayor poder” … “Dura tarea madre, solo soy una elfa a la que le gusta luchar” dijo Imradiel tristemente … la voz contestó de nuevo “Verás como todo cambia en cuanto te pongas el anillo, verás como tus dudas desaparecen … no te preocupes hija mía, encontrarás el lugar donde darle su mejor uso, pero mientras tanto deberás estar durante largo tiempo llevándolo y luchando contra el enemigo allá a donde vayas … no tengas prisa, sabrás que has encontrado el lugar de que te hablo por ti misma, se te mostrará claramente y reconocerás el momento en el que debes ir … pero hasta ese momento vigila el uso que le das al anillo, no abuses de él, utilízalo solo si es realmente necesario, sino deberás esperar a encontrarte en ese lugar ... después de que tus pasos te lleven allí y bajo ciertas circunstancias que no se me permiten explicar tu poder aumentará, estás destinada a ello hija mia, pero solo depende de como actúes en los momentos en que se te pondrá a prueba ... solo de ti depende que ese poder se multiplique y haga de ti la autentica protegida y sucesora de Oromë, el Valar que supervisó la creación de Nyarwë ... en ese momento volveré a ti de nuevo” … “Si madre, seré una digna portadora … pero por favor, dime más , háblame más madre” dijo Imradiel … y por última vez sonó aquella dulce voz “Ahora debes aprender y memorizar el hechizo de convocación, los otros poderes aparecerán en cuanto te pongas el anillo … las siguientes palabras no deben ser usadas en vano hija mía, recuérdalo …” … y la voz empezó a recitar el hechizo “El Earello Endorenna Utulien ... Roma Oromeo Lanya, rimbi tuluva" varias veces, hasta que la voz calló y no se escuchó más … Imradiel llamó a su madre una y otra vez, pero no volvió a escucharla. Tristemente, se quitó la cadenita y engarzó el anillo en su dedo … sintió un repentino vértigo pero enseguida se encontró muchísimo mejor, se notaba distinta pero no sabía en qué había cambiado. Ni siquiera recordaba las palabras del hechizo y se entristeció aún más por ello … miró a Caramir y dijo “Triste uso voy a darle si ni siquiera recuerdo lo que mi madre me acaba de enseñar” … pero lo que Imradiel no sabía aún era que aquellas palabras, las palabras del hechizo, habían quedando grabadas en su mente y su corazón y por lo tanto jamás podría olvidarlas.

Su carácter justiciero la ha hecho viajar por toda la Tierra Media para acabar con el poder enemigo, recorriendo lugares inhóspitos y tierras pobladas, ayudando a las gentes, ganando reconocimiento entre los más grandes guerreros y cosechando amistades incondicionales entre los mejores guerreros de la Tierra Media.

Caramir, su gran caballo blanco y Ghräil, su halcón, la adoran y no se separan jamás de ella, luchando a su lado y defendiéndola si es necesario. Kirisse, descendiente de Huan, el Gran Perro de Valinor, y Jefe de la Horda de Perros de Kemendor, es sin embargo el más fiero y mortal de sus compañeros.

Enamorada perdidamente de un rohir, Haryon, su espíritu se oscurece al no encontrarle tras la Guerra del Abismo y atormentada huye en busca de respuestas mientras la semilla del eorlinga crece imparable en su interior. Su viaje sin rumbo la ha llevado hasta Bree. Ha oído hablar de las buenas gentes que allí residen y ante todo busca sosiego para su corazón y su mente. Es muy posible que se quede por allí durante un buen tiempo mientras espera con anhelo el inminente nacimiento de su hija, Aure Tindomiel ...

Otros nombres por los que se la conoce son: Mailewen, Señora de la Guerra y del Dolor, Nyarwë, Señora de Kemendor, Massánie Naikelea.

Lenguas: Sindarin, Quenya, Rohírrico, Oestrón, Lengua Negra y el lenguaje de la naturaleza.

Habilidades: Con su temible y mortífera fuerza, con su valentía y arrojo animando a las tropas elfas y humanas en la lucha, se ha ganado el sobrenombre de Señora de la Guerra y del Dolor, implícito con el Anillo que viste, y todos la siguen sin ningún temor allá donde vaya, reconociéndola como la digna heredera del temible Imradir, cuya sangre Maiar corre ardientemente por sus venas.

Por el Poder de su Anillo puede invocar a las tropas con su voz, aún a distancia, murmurando su hechizo: "El Earello Endorenna Utulien ... Roma Oromeo Lanya, rimbi tuluva", así como embrujar con la mirada a los soldados para que la sigan fieramente en la lucha, sin dudarlo, cuando toda esperanza está perdida. Aquello que a los que la siguen les hace ser más valientes y fieros, a las huestes enemigas les infunde algún tipo de miedo interior que no se plasma en sus rostros, ni se ve a simple vista, pero que les corroe por dentro.

Cuando entra en trance el daño que provoca en aquellos en los que fija directamente su mirada es mortal ... Al principio sólo es el miedo cuando se cruzan las miradas, seguidamente Imradiel entra en su trance con una convulsión ... sus ojos, fríos como el hielo, clavan su mirada, introduciéndose en la mente del contrario, agotando su vida, haciéndoles tambalear y apiadándose siempre de ellos durante unos instantes al sentir el terrible dolor que les atenaza ... un último destello en los helados ojos que quedan en blanco mientras la cabeza del oponente estalla en mil pedazos ...

Este último poder, así como el de la Muerte y las Tinieblas le fueron otorgados tras internarse en el Bosque de Fangorn y su encuentro con Mornuroth, antes de la Guerra del Abismo ...

Armas: Alaurë "noche", su Espada de mithril, herencia de su padre y forjada por Oromë; Mailea "lujurioso", o el azote de Rohan, su látigo largo de nueve colas, cada una de ellas coronada por arpones de mithril atados en sus extremos, para engancharse y desgarrar allí donde son lanzados, regalo de Éomer, con quién entabló una gran amistad durante su deambular por la Tierra Media; Arco largo, Sûleryn "viento del bosque", y carcaj del Bosque Negro, herencia de su madre; dos Dagas de mithril, Daegûr "sombra de muerte" y Thûldûr "aliento oscuro", también forjadas en el Reino del Bosque, regalo de su tío Thranduil; y Nilme "amistad", la pequeña daga de plata que siempre esconde en una de sus botas, obra y regalo de su buena amiga eorlinga, Celebrindal.

Nunca va desarmada, ni siquiera en sus descansos. Solo ella puede hacer uso de sus armas, que en sus manos se convierten en armas mágicas y mortíferas. A excepción de los designados por su gracia a través del anillo, si otros las tocan se queman con ellas.

 
 
Última modificación de Ficha: Día: 08-10-2005 Hora: 22:28
Hospedado desde el día: lunes, 19 de abril de 2004 ...Han pasado 4967 días.
Registrado en el Foro: SI

Número de mensajes enviados: 27
Número de mensajes en la bandeja: 56
 
 
 
Calificación de los Huéspedes:

6.5/10 ( 11 votos)

ayuda
votaciones
La Ficha más valorada:
Nessornë
Nessornë
 
 
 

Han visitado 357 personas esta ficha

Panel de Mensajes

Imradiel tiene 55 mensajes

De: Odnallap  
Fecha: 06-05-2009 Hora: 16:36
Buenos días, huested del sur, le invito a leer la canción (Poema) de la Cerveza. Saludos. eppp

Fecha: 30-11-2008 Hora: 11:58
Felicidades Sinda. Espero verla por la posada y el foro. He de felicitarla también por la ficha, está muy lograda.
un saludo,
fedhallon

De: Zeirkrad  
Fecha: 30-11-2007 Hora: 14:37
Feliz cumpleaños elfa Y buena ficha a tu salud.
Adios de un cazador de la noche

De: Elental  
Fecha: 30-11-2007 Hora: 14:08
Feliz cumpleaños nuevamente!!! Espero que sea un muuuy hermoso día para ti y los que te rodean...
Salud!

De: belenger  
Fecha: 17-04-2007 Hora: 23:52
que hermosa imagen, doncella elfa !!!!!!!!!!!
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


Aportaciones de Imradiel

Relatos: Este huésped no tiene ningún Relato
Poemas: Este Huésped no tiene ningún Poema

Visita la Ficha de otro Huésped