Ir a Posada de Mantecona
 


 
 
 
 
Isilmeon
(Huésped de la Posada
)
Raza: Elfo Noldo
Procedencia: Madrid
Edad: 30 años

       
Aspecto: Pues no sé qué decir de mi aspecto...
Soy medianamente normal, es decir, ni muy alto ni muy bajo. Tengo los ojos verdes y amarillos, en fin, un poco raros. Soy rubio aunque con los años se va perdiendo el color.

Historia: Mi historia es muy larga o quizá muy corta como para contarla aquí.
Soy un elfo noldo pero sinda por otra parte. Mis antecesores vivieron al otro lado del mar pero siguieron a Fëanor y llegaron a la Tierra Media donde fui concebido. Nací en Doriath en el año 453 de la Primera Edad. Tras Dagor Bragolach y la muerte de Fingolfin dejé a mi familia y me marché al hogar de Finrod, pariente cercano por parte de mi madre. En las hermosas estancias de Nagothrond vi pasar a Beren y a muchos más ilustres personajes.
Tras la muerte de Finrod decidí permanecer al lado de Orodreth. Sin embargo en el año 493 volví a Doriath pues permanecer en Nargothrond no tenía sentido para mí y necesitaba volver a ver a mi familia.
Tuve suerte pues en el año 496 se produjo el saqueo de Nargothrond y aunque murieron muchos conocidos y familiares en tan terrible evento, yo no me vi involucrado pues estaba en Doriath y mi vida no corría peligro.
En el 505 murió Thingol y Doriath se vistió de luto. Decidí marcharme a otro lugar más seguro pues el Nauglamir iba a destruir Doriath y a todos sus habitantes. Viajé a Gondolin donde se encontraba Turgon, partiente noldo muy amado.
Allí pasé unos años muy hermosos y me sentí por fin seguro desde que se produjo la ruina de Nargothrond.
Pero no era así la realidad, y tras las majestuosas montañas que cubrían Gondolin se tramaba su destrucción.
En el año 511 se produjo la caída de Gondolin, tan trágica como sangrienta. Por no se descendiente directo de Turgon y porque no me había llegado la hora, no engrosé la lista de los que permanecieron defendiendo la ciudad durante su asedio hasta su destrucción. Lamenté muchísimas veces no haber perecido con mis parientes.
Logré escapar de la destrucción de la ciudad y me dirigí a Doriath para buscar a mi familia pero me encontré con el más absoluto silencio.
Así el curso de la vida me llevó hasta los Puertos de Sirion donde volví a ver a mi familia que permaneció en Doriath cuando viajé a Gondolin. Ellos habían escapado de la caída de Doriath y habían viajado a los puertos junto con los descendientes de Thingol.
Permanecí muchos años a la orilla del mar, disfrutando de la tranquilidad de las hermosas playas que deleitaban mis oídos y tranquilizaban mi alma.
En el 767 de la Segunda Edad, decidí distanciarme de tan hermoso paraje y viajar a Eregion. Sin embargo nunca debería haberme separado de la costa. En el año 1200 llegó Sauron a Eregion y fue sembrando la desdicha.
Una de las manifestaciones del poder oculto de Sauron fue la rebelión ed los Gwaith-i-Mírdain por lo que me vi obligado a viajar de nuevo. Así fue como llegué a Lórien donde mi mente sintió que la magia de la naturaleza lograría protegerme del mal.
En el 1500 los Gwaith-i-Mírdain inican la creación de los anillos en Ost-in-Edhil, la ciudad en la que viví junto con mi familia. Rápidamente aprendieron los maestros y en el 1590 los anillos élficos fueron completados por tan hermosas manos. Algo nublaba mi mente pero no sabía el qué pues el poder heredado de mi madre no lo había desarrollado plenamente aun y sólo ella sospechaba qué podría suceder que acabase con todo lo hermoso que veían los ojos de los inocentes que vivían, despreocupados, en el seno de las ciudades élficas florecientes.
Diez años después se forjó el anillo único para engaño de todas las razas. Los elfos lo sintieron y Celebrimbor advirtió a todo ser de que no utilizase el poder que ofrecían los anillos. Indudablemente los anillos tuvieron que ser entregados a criaturas con el suficiente poder para dominarlos. Por eso pude ver a Celebrimbor cruzar mi casa en busca de Galadriel. Él entregó uno de los tres a tal hermosa sabiduría que tanto había sufrido y vivido.
Desde el año 1695 en el que se inicia la guerra entre los elfos y Sauron hasta el 3441, no tomé casi parte en las batallas y luchas que se libraban por la libertad. Preferí ayudar con mi poder, algo más desarrollado que en los viejos tiempos. No obstante participé en alguna lucha por defender a mi pueblo y en muchas de ellas salí victorioso. Tras la derrota de Sauron abandoné Lórien y mis pasos me llevaron a Belfalas donde permanecí hasta la Tercera Edad.
En el año 2 de la Tercera Edad el anillo único se pierde y su poseedor desaparece de la Tierra.
Muchos años pasaron hasta que la oscuridad estorbó mi mente de nuevo. La presencia del mal se nota en el Bosque Verde y Lothlorien nos llamó reclamando el trono.
Pero aun no había pasado lo peor. En el 2509 de la Tercera Edad, Celebrían cae en manos de los orcos en el Paso del Cuerno Rojo. No hubo otro evento que más me llenase de tristeza debido a la gran cercanía con mi linaje. Desesperadamente la busqué junto con los hijos de Elrond y gracias a Eru la encontramos.
Su marido pudo sanar sus heridas pero no la del corazón y en el añoi 2510 aproximadamente, perdí de vista a la más preciada joya que tuve.
El Concilio Blanco logró expulsar a Sauron, que vuelve a Mordor tras su derrota.
En Lórien pude ver cómo se prometían fidelidad Aragorn y Arwen para esperanza de todos. Pero no pasa mucho tiempo hasta que estalla la Guerra del Anillo.
El 15 de Enero la compañía llega a Lothlorien y pude ayudar y conocer a los que cambiarían el curso de la historia.
Tras mucho esfuerzo la oscuridad quedo reducida a la mínima presencia el día de la destrucción del anillo.
Asistí a la despedida de muchos de mis parientes. Sin embargo permanecí a este lado del mar. Pude disfrutar de la coronación de Elessar y más tarde, la boda de ambos.
Permanecer en el este tras la partida de muchos de mis parientes valió la pena. No pude separarme de Lothlorien y demoré mi partida en esas tierras por mucho tiempo junto con algunos elfos que decidieron ponerse a mi servicio y permanecer en Lorien hasta que fuese el momento preciso. Y el día menos esperado recibí a Arwen, reflejo de Lúthien en muchos aspectos. Ella sentía una unión muy fuerte por Lórien, la tierra de su madre y allí se despidió de los que allí quedabamos y tras decirnos adiós durmió para siempre.
Entonces comprendí que mi destino había llegado...

Habilidades: Lo que mejor se me da es pasar el tiempo aprendiendo y escuchando aunque también me gusta mucho hablar. Me gusta también escribir aunque no tanto como le gustaría a ésto, que me dice que tengo que contar más ....

Armas: Utilizo una espada y tengo un arco pero no suelo utilizar las armas materiales. En realidad me gusta más utlizar poderes mentales y hechizos, magia aunque bueno, ésto no es siempre posible y estoy aprendiendo asi que me viene bien disponer de la espada y el arco.

 
 
Última modificación de Ficha:
Hospedado desde el día: sábado, 27 de noviembre de 2004 ...Han pasado 5131 días.
Registrado en el Foro: SI

Número de mensajes enviados: 5
Número de mensajes en la bandeja: 23
 
 
 
Calificación de los Huéspedes:

6.3/10 ( 3 votos)

ayuda
votaciones
La Ficha más valorada:
Nessornë
Nessornë
 
 
 

Han visitado 133 personas esta ficha

Panel de Mensajes

Isilmeon tiene 22 mensajes

De: Odnallap  
Fecha: 06-05-2009 Hora: 16:45
Buenos días, huested del sur, le invito a leer la canción (Poema) de la Cerveza. Saludos. eppp

De: Esdaleon  
Fecha: 23-09-2007 Hora: 00:35
Y no te llamaras Agustin por algun casual?

Fecha: 26-08-2006 Hora: 00:41
Ei noldo rubito, ¿que tal te va?
A ver si nos vemos y te invito a una pintita o algo

De: Aramirn  
Fecha: 23-09-2005 Hora: 20:27
Muchas felicidades!!!!
1 2 3 4 5


Aportaciones de Isilmeon

Relatos: Este huésped no tiene ningún Relato
Poemas: Este Huésped no tiene ningún Poema

Visita la Ficha de otro Huésped