Ir a Posada de Mantecona
 


 
 
 
 
Orongrin
(Huésped de la Posada
)
Raza: Maia
Procedencia: Cádiz
Edad: 22 años

       
Aspecto: Mi aspecto, es el de un hombre, alto y desgarbado.
De 1´80 metros de altura, de cuerpo delgado y largas piernas.
Mi pelo de color marrón, cae sobre mi espalda. Ojos de color verde, profundos e inquietantes, capaces de ver a varias millas de distancia.
Mis piernas, ágiles y resistentes, me pueden transportar varias millas sin cansarme.
Normalmente, visto, un ropaje de montaraz, una capa, que me la dió un elfo Noldo, justo antes de la batalla de las Lágrimas Innumerables, a veces me pongo la capucha, aunque la verdad no me hace falta, pero ya es una constumbre.
Mi semblante es serio e intimidante, tengo que decir, que muy pocas cosas o personas me hacen reir verdaderamente en serio, (tengo que decir que esto a veces es un problema)
Fiel a mis principios, cuando me propongo algo, tengo que terminalo, por esto, puedo llegar a ser muy persistente.

En mis recuerdos, estan todos los años que han transcurrido desde la creación de Eä.

Historia: Aiya amigos de Eä, tengo que decir que háyame yo aquí, sorprendido por los recientes y a la vez antiguos acontecimientos, con mi pincel en mano, os relataré la historia de mi vida, que transcurrió con felicidad, menos en los años de oscuridad.
-------------------------------------------------------------------------------
Lo primero de todo, es empezar desde el origen de las cosas para conocerlas bien, así que comenzaré por relataros mi origen:

Yo, fui el último de los Maia creados por Eru, provengo de un pensamiento, un tanto irregular de la mente de Eru, el pensamiento del transcurso de la historia, porque irregular, pues porque la historia puede alterarse por las acciones de las criaturas de Eä.
Este es mi origen, del que me siento orguloso, pero no en exceso (pues bien es dicho, que el orgullo puede marchitar los corazones de las criaturas)

Después de esto, quiero que sepais, que Eru, me utilizó, como segundo instrumento, el el segundo tema, "contra" Melkor (una aclaración, lo pongo entre comillas, porque pienso, que no fue contra Melkor si no intentando apaciguar el desacorde tema de Melkor, bajo mi punto de vista)

Ahora os relataré mi estancia en Eä:

Cuando bajé al mundo, lo hice al lado de Ulmmo, del que en años posteriores aprendí mucho. Pues su sabiduría, llega hasta límites, inimaginables.

En mi estancia junto con los Valar, como he dicho antes, aprendí mucho de Ulmo.
Este me concedió un bastón, consagrado por el a este bastón lo llamé Alcerón, (por cierto, ayude a Ulmo a dare forma a las aguas de Eä)

En los primeros años de mi vida en Eä, estuve vagando, viendo la construcción de la morada de los Primeros Nacidos, en las que vi como los Ainur se esforzaban y Melkor la reformaba a su antojo, por esto a veces estuve a punto de atacarle, pero sabía que su final más tarde o más temprano, tendría lugar.

Los años pasaban, y veia como el mundo tomaba forma, hasta que un día Oromë trajo la noticia de la llegada de los Primeros Nacidos, me retiré a meditar y decidí visitarlos y estar entre ellos algún tiempo.

Tomada la decisión, me dirigí hacia aquellas lejanas tierras.
Cuando llegué allí, los elfos se asustaron, pero vieron que la luz reflejada en mi rostro, era la misma que, la reflejada en el rostro de Oromë. Allí, aprendí la lengua de los elfos. Me hospedé allí durante algún tiempo, protegiendolos o mejor dicho avisandoles de los espías de Melkor.
Estuve allí hospedado, bastante tiempo, hasta que Melkor fué encadenado.

Los años pasaron, hasta que un día, Fëanor, el más grande de los elfos, pronunció el juramento.
Después de esto, Varda, me pidió en persona, que siguiera la estela de los elfos Noldor. Me interne como uno más de ellos, cuando llegamos a Aqualönde, estaba muy cansado, así que me retiré a descansar, cuando me puse de nuevo en camino, escuche gritos de dolor, entonces vi como los Noldor mataban a sus propios hermanos.
Me puse a luchar contra los Noldor, pues los otros iban en desventaja, no maté a ningún elfo, si no que les golpeaba con mi bastón dejándolos insconscientes. Pero la matanza estaba hecha, y la maldición cayó sobre ellos.

Los Noldor, fueron vigilados, por mis propios ojos, a petición de Manwë, aquí vi las dos últimas batallas de Belereiand, en la última, la batalla de las Lágrimas Imnumerables, luché, pues la codicia y la maldad de Morgoth, habían llegado demasiado lejos. Pero por la traición de los hombres, y muchas otras cosas, fuimos derrotados. Después de esto, junto con varios elfos, nos refugiamos en el bosque, allí pasamos varios años, hasa que decidí ir a Valinor, allí le conté a Manwë todo lo visto por mis ojos, que estaba albergado en mi mente.

Los años pasaban, hasta que un día fuí llamado al Anillo de Juicio, allí Manwë, junto con los demás Valar me pidió que fuera, a la tierra de los Noldor y hombres, pues cosas oscuras presagiaba, así que me puse en camino.
Cuando llegué, me hospedé en Menegroth, donde fuí recibido con mucha alegría (en apariencia) por el rey Thingol (tengo que decir, que el rey Thingol nunca me cayó bien, pues tuvo parte de culpa en la muerte de Beren, aunque luego volvió a la vida, pero el dolor me fue hecho), allí me contaron lo sucedido con Turin, por eso salir junto con unos doce elfos a buscarlo, cuando lo encontré no me quise revelar ante el, pues no traería nada bueno, lo que hice fue observarlo durante mucho tiempo, desde que se casó con su propia hermana, hasta que fue muerto por el dragón, (cosa que me entristeció mucho)
Cuando la muerte de Turin estuvo hecha, se lo comuniqué a Melian, esta lloró sobre mi hombro (puedo presumir, de que Melian y yo, nos entendíamos muy bien).

Mientras estuve en Menegroth, hize amistad con los Naugrim, que allí, a veces se hospedaban. Estos, a causa de la amistad, forjaron una espada, de hoja reluciente y bien afilada, la llamé Orendil.

Cuando a Menegroth, llegó Hurin, una gran maldición (bajo mi opinión) Cayó sobre Menegroth, pues trajo con sigo el Silmaril, cuando se lo cedió a Thingol, intenté persuadirlo por todos los medios, pues la ruina caería sobre Doriath, pero este hizo oidos sordos, a mis consejos, así que nada pude hacer, pues la muerte le llegaría pronto, fue al fin, cuando me di cuenta de que la maldición de Mandos, estaba derramando sangre inocente.

Los años pasaron, y veía como la maldición de Mandos, cada vez derramaba más sangre, hasta que supliqué clemencia a Mandos, pero este no hizo nada, así que me retiré a los palacios de Nienna a llorar, por la injusticia de Mandos hacia los Noldor (lo consideró injusticia, porque un solo hombre se llevó consigo a la maldición, casi todo un pueblo, aunque el pueblo también decidió acompañarlo). En estos palacios, largo tiempo estuve, cuando salí de ellos, el transcurso de la historia había cambiado.

Como largo tiempo estuve en los palacios, decidí ir a la Tierra Media, para ver en que circicunstancias estaba:

En esta me encontré que Anillos, de extraño poder habían sido forjados, y que otro señor oscuro, se estaba alzando en poder, medité profundamente, si enfrentarme a el, pero no tomé esa decisión, pues como a Morgoth, su momento le llegaría tarde o temprano. Mientras tanto, veia como elfos y hombres unían fuerzas, de esto me sentí feliz, pues noté como el poder y la luz de Aman se reflejaban, en esta alianza.


Pues bien, transcurrida esta guerra, estuve vagando y meditando por toda la Tierra Media, sobre el nuevo transcurso de la historia después de la caida de Sauron, pero este volvió al poder, de esto no me sorprendí, pues el Anillo no había sido destruido, pero de nuevo el poder oscuro, como muchas otra veces, pero esta vez fue destruido de verdad.

Y por fin, habré de terminar con un parrafo del presente:

Ahora me encuentro en la posada del Poney Pisador, en la que me mantengo a la sombra o en mi habitación, esperando el destino que le depará al mundo.

Habilidades: Las habilidades, son dones que las criaturas reciben, por mediación de Eru. Por esto, y por muchas otras cosas, hay que estarle agradecido. Mis habilidades, son de sentido común, además de esto, pueden salvarte de más de un aprieto (lo digo por propia experiencia). Los grandes dones (o habilidades), son todos y cada uno de ellos, pues Eru nos los concedió, para nuestro bien.
-----------------------------------------------------------------------------

El poder de pensar, es la principal de mis habilidades, esta es muy común pero casi nadie la sabe utilizar.

La paciencia, pues nadie es nada sin paciencia, pues actuar a la ligera, puede traer grandes y terribles consecuencias.

El saber estar, que en muchos momentos de la vida de las personas, pueden salvarle, de muchos aprietos.

La sabiduría, de todos estos años, y que me permite, darme cuenta de los engaños y mentiras del lado oscuro, aunque a veces la codicia y ansia, provocadoras de la mentira, puede pasar al lado del bien.

El reflexionar, pues hay que meditar las cosas antes de hacerlas, pues pensar o hacer cosas a la lijera, puede dar a lugar, a desdichas y dolor.

Armas: Fiel a mis pricipios, mis armas son la sabiduría y el poder del pensamiento, comunes pero difíciles de utilizar.

Ahora bien, también el llevar una espada, es bueno, si esta se utiliza para el bien, mi espada, forjada por enanos, se llama Orendil, por supuesto, no tiene vida, pero si noto que cuando la desenvaino, el poder de los Naugrim corre por ella.
Un bastón, que me ayuda en las grandes caminatas, porque mis piernas aunque resistentes tienen un límite, este bastón, lo llamo Álceron, es blanco, con varias rayas de color azul, y en su punta, se extienden unos ramales, que albergan una esfera, en la que a veces se refleja la luz de Aman.
--------------------------------------------------------------------------------

Nunca el poder oscuro será destruido, pero con la paciencia y la sabiduría (creo yo) se pueden retener hasta el fin de los tiempos.

Nai Varda tintuva tielyanna

 
 
Última modificación de Ficha: Día: 21-02-2009 Hora: 19:14
Hospedado desde el día: domingo, 15 de febrero de 2009 ...Han pasado 3588 días.
Registrado en el Foro: NO

Número de mensajes enviados: 15
Número de mensajes en la bandeja: 17
 
 
 
Calificación de los Huéspedes:

5.8/10 ( 4 votos)

ayuda
votaciones
La Ficha más valorada:
Nessornë
Nessornë
 
 
 

Han visitado 121 personas esta ficha

Panel de Mensajes

Orongrin tiene 17 mensajes

De: Elental  
Fecha: 12-03-2010 Hora: 01:35
Feliz cumpleaños!!

De: Odnallap  
Fecha: 07-05-2009 Hora: 09:40
Buenos días, huested del sur, le invito a leer la canción (Poema) de la Cerveza. Saludos. eppp

De: samkale  
Fecha: 12-03-2009 Hora: 16:31
Felicidades Orongrin y que cuuuuumplas muuuuuuchos maaas...

De: enumanus  
Fecha: 12-03-2009 Hora: 13:53
Felicidades Orongrim.
Veo que cambiasteis de avatar, el anterior no estaba mal. Aunque ahora pareceis mas rubio que moreno. Sera cosa de la edad....
Por muchos años y un brindis a vuestra salud.

De: Minastir  
Fecha: 06-03-2009 Hora: 05:23
maegovane, maese Orongrin, me preguntaba si tienes algun manejo en el Sindarin, porque estuve viendo las criticas tuyas al poema de Zeirkrad y vi algunas frases en el idioma y me gustaría saber si es así....bueno que tenga un buen día...namárië
1 2 3 4


Aportaciones de Orongrin

Relatos:
Asalto en la posada Capitulo: 3
21-02-2009
Asalto en la posada Capitulo: 2
21-02-2009
Asalto en la posada Capitulo: 1
20-02-2009
Poemas: Este Huésped no tiene ningún Poema

Visita la Ficha de otro Huésped