Ir a Posada de Mantecona
 


 
 
 
 
Yaegrin
(Huésped de la Posada
)
Raza: Hombre Dúnadan
Procedencia: Badajoz
Edad: 35 años

       
Aspecto: Mido 1,83 m de alto, piel muy blanca, ojos de color gris claro. Llevo el pelo, de color blanco grisáceo, largo hasta los hombros, casi siempre recogido con una coleta. No tengo ninguna cicatriz en mi rostro, aunque de todas formas es difícil de saber, pues no es el afeitado una de mis preocupaciones. Visto ropas de viajero hechas de cuero, bastante desgastadas, y encima llevo una también gastada capa de color verde oscuro. En general puedo dar una imagen desaliñada, no son lo mío las primeras impresiones.

Historia: No recuerdo el lugar donde nací, lo olvidé, pues era muy joven cuando fui llevado de mi hogar por mi mentor, Velyon. Solo recuerdo que tenia 2 hermanos y a mis padres, y que era feliz hasta que un día todo terminó. Más tarde, Velyon me contaría qué sucedió.
Me relató como llegó a mi pueblo en mitad de uno de sus viajes, descubriendo que estaba siendo arrasado por un grupo de saqueadores. Acabó con cuantos se le cruzaron hasta que por fin me encontró. Solo tengo un vago recuerdo de ese momento, y son sus fríos ojos clavados en mí, nada más.
Yo, a diferencia del resto de mi familia, estaba vivo. Por lo visto me habían vapuleado a golpes por diversión, como a un bicho raro. El motivo...mi piel es tan blanca como la cal y debió parecerles, como a tantos, motivo de burla....Esa fue mi salvación, pues me dejaron vivir lo justo para que Velyon me salvara y vengase a los míos.
Después, decidió llevarme consigo, convirtiéndome así en su aprendiz y compañero de viaje.
No debía contar más de 6 ò 7 años, pero tuve que aprender a ser fuerte y a seguir la estricta disciplina que me impuso. Gracias a esto aprendí a manejar la espada y a moverme con sigilo y destreza.
Pasaron así 11 años, tiempo en el que recorrimos el mundo viviendo aventuras y completando mi aprendizaje hasta que finalmente, nos asentamos en Tharbad, donde mi maestro poseía una casa.
El tiempo no perdonaba y Velyon era ya viejo para ese tipo de vida, por lo que, viéndome preparado, decidí dejarle para ir por mi cuenta. El aceptó mi marcha y me dio su espada, Sarydel, como ultimo regalo y ayuda. Así, nos despedimos, sin saberlo, para siempre, pues cuando años mas tarde volví para saber de él descubrí que había sido asesinado ya enfermo e indefenso. Nadie sabía nada, tan solo pude averiguar que junto al cadáver dejaron dibujada una estrella con su sangre, ya negruzca, como una marca que grabé a fuego en mi mente. Desde entonces dediqué mi vida a encontrar a quien hizo aquello, sería mi forma de devolver a mi maestro lo que hizo por mí....pero eso es otra historia.
Antes de todo eso, decía que partí por mi cuenta en busca de aventura, y para resumir diré que encontré cuanto buscaba y mucho mas.
Al poco tiempo de marchar conocí a Sándor, un hombre de Gondor, hijo de nobles venidos a menos, un espadachín excepcional y de gran valor. Juntos fuimos hasta que finalmente encontramos a los que cerrarían el grupo que autodenominamos "las cuatro espadas".Los nuevos miembros eran Hyando, montaraz y el mas veterano de todos nosotros. Destacaba, como es lógico, no solo por su gran habilidad con las espadas y armas a distancia. Althea, su compañera por aquel entonces, era una enigmática mujer de cabello rojo, tan hermosa como diestra con su afilado acero.
Sus historias por separado son dignas de ser narradas, pero no es mi intención extenderme más de lo debido, por lo que simplemente añadiré que estuvimos juntos durante muchos años. Vivimos el final de la Tercera Edad luchando contra el enemigo en la Batalla de los campos de Pélennor y sangramos juntos por lo que tanto ansiamos...la paz.
Y quiso la suerte que El gran Elessar pusiese orden en la tierra, aunque la labor que aún tiene por delante es fatigosa y complicada.
Por nuestra parte, ciertas disputas poco después nos llevaron a separarnos, yendo cada uno por su cuenta.
Así es como volví a Tharbad y cuando inicié mi camino por la senda de la venganza.
No sé cual será mi destino ahora, después de haber sobrevivido a tiempos tan aciagos, pero solo deseo vivir en paz y disfrutar los años que me restan.

Habilidades: Manejo la espada con ambas manos y poseo considerable destreza con el arco, aunque prefiero no emplearlo, pues considero el combate cuerpo a cuerpo más interesante.
Mi vista por la noche es realmente buena, así como mi oído, y conozco el arte de la ocultación y el sigilo así como el de seguir rastros.
Ahh!, casi me olvidaba comentar mi gran habilidad....Tengo una imbatible técnica bebedora ejercitada gracias a mi amistad con algunos de entre los enanos de Erebor.

Armas: En el cinto llevo la espada de mi maestro, Sarydel, dos cuchillos de plata y mi bolsa.
En la mochila llevo la clásica miscelánea de aventurero y muchos "enredos", destacando una capa de reserva color gris, regalo de un amigo elfo, un viejo amuleto de mi maestro y una pequeña rodela de hierro negro sin blasón ni distintivo alguno.
También llevo algo de tabaco y una pipa de madera que a veces disfruto tras las comidas.

 
 
Última modificación de Ficha: Día: 13-10-2006 Hora: 12:40
Hospedado desde el día: jueves, 12 de octubre de 2006 ...Han pasado 4332 días.
Registrado en el Foro: NO

Número de mensajes enviados: 1
Número de mensajes en la bandeja: 25
 
 
 

HdlTM le informa que las Fichas de esta Posada deben seguir una serie de criterios, de modo que estén de acuerdo con la temática y orientación de la misma, así como con los escritos que J.R.R Tolkien nos dejó. Por tanto, hemos de indicarle que su Ficha contiene los siguientes errores:

En 1636, la Gran Peste afectó enormemente al puerto, y su población quedó diezmada. En los siglos siguientes, la desaparición final de los Reinos del Norte redujo drásticamente el transito comercial, y Tharbad cayó en ruina progresiva, mientras se abandonó el mantenimiento del puente. De esta forma, en 2912, las inundaciones provocadas por el deshielo tras el Invierno Cruel anegaron Tharbad y destruyeron su puente, por lo que la ciudad fue definitivamente abandonada.

Le rogamos repase su historia ya que hace unos cuantos añitos que Tharbad es una pura ruina.

Atentamente, Hermandad de la Tierra Media

La Ficha más valorada:
Nessornë
Nessornë
 
 
 

Han visitado 140 personas esta ficha

Panel de Mensajes

Yaegrin tiene 17 mensajes

De: Odnallap  
Fecha: 08-05-2009 Hora: 11:09
Buenos días, huested del sur, le invito a leer la canción (Poema) de la Cerveza. Saludos. eppp

De: Cenyon  
Fecha: 31-12-2008 Hora: 01:51
Feliz cumple
Feliz año nuevo
Saludos!

De: Minastir  
Fecha: 25-04-2008 Hora: 17:34
Maegovane, hermano de antaño. Es muy buena tu historia. Te saludoy espero que tengamos gratas conversaciones. Pues ahora te invito una pinta.

Fecha: 31-12-2007 Hora: 03:06
feliz cumpleaños y que pases un lindo año nuevo

De: Gwirdyon  
Fecha: 26-03-2007 Hora: 01:07
Saludos joven montaraz, he leído tu ficha y me ha gustado no mucho, sino muchísimo. Es una pena que no tengas ningún relato, porque con esa facilidad que tienes para contar historias podrías deleitarnos con alguno. Saludos.
1 2 3 4 5


Aportaciones de Yaegrin

Relatos: Este huésped no tiene ningún Relato
Poemas: Este Huésped no tiene ningún Poema

Visita la Ficha de otro Huésped