Ir a Posada de Mantecona
 


Dulce Tirion
Por Elessar144
 
Dulce Tirion
‚ÄúA Elbereth, se√Īora de
Arda y de las estrellas‚ÄĚ

Oh! Dulce Tirion,
Dime de ti ciudad sempiterna,
De tus murallas y torres doradas,
Que juegan junto a las espumas de nubes,
De tus vidrios de cristales y tus puertas de robles,
Y de tus chimeneas de fuego imperecedero.

Disfruta de mi compa√Ī√≠a y de mi andar,
Enanos, elfos y hobbits he visto,
He dejado huellas en la historia,
En la Comarca y en Mordor,
En Gondor e Isengard,
En Rivendel y en la Minas de Moria.

Mi paso marca el tiempo,
Ya que solo soy un mortal
Y mi simpleza no brilla m√°s que la luz,
En tiempo de Valar.

Ahora te veo con ojos cerrados dulce Tirion,
Mientras cabalgo en compa√Ī√≠a de los √°rboles,
Ma√Īana estar√© en tus colinas verdes,
Y recordaré los amaneceres en Bree,
R√°pidos como el vuelo de un Nazg√ļl
Los días de Rivendel,
M√°gicos como una canci√≥n de L√ļthien,
Los atardeceres de Lórien,
Que recuerdan los viejos d√≠a de anta√Īo,
Y los anocheceres en Minas Tirith,
Como en los d√≠as de los Dos √Ārboles,
Cuando el mithril a√ļn abundaba.

Mis pasos marcan el tiempo,
Oh! Dulce Tirion, nido de √°guilas ahora dormidas.






















 
Elessar144
 
 
 

407 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: