Ir a Posada de Mantecona
 


Mirar con otros ojos
Por Ainamar
 
Se va la luz, lenta, inaudita,
y las calles se llenan de sombras vacias de todo,
cuerpos que deambulan sin sentido
ritmos sin alma, sonrisas huecas.
gente, tanta gente que de repente quiero ser un soplido en el aire,
volar hasta tan lejos que ni yo misma me encuentre,
desvanecerme en un suspiro...
Y resurjo de mi propia cascara, me matizo,
me doy de nuevo forma como al barro fresco,
como la vida retorciendose sobre si misma,
como el ave sin alas que vuela levitando.
ya no soy yo, pero sigo siendolo ineludiblemente
ya no quiero estar, pero la realidad sigue siendo irremediable
abro los ojos, olvido mis parpados de rencores...
y sigo viendo, pero ahora es todo de otro color
toda la vida se extiende ante mi olfato,
como amalgama de dulces aromas,
como frescura de hojas tiernas,
como ver de nuevo todo por primera vez, como dice mi querido Cortązar...
que alegria de mirarlo todo de nuevo ,
con ganas, y que la vida ya no esta medio vacia,
sino medio llena,
y saber que vaya donde vaya, no estoy sola,
porque una fuerza indescriptible se mueve en el aire,
me sonrie, y me vuelve a dar la vida
que un dia crei perdida.
 
Ainamar
 
 
 

803 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: