Ir a Posada de Mantecona
 


Cerim Amroth
Por celebrinlas
 
Está lloviendo,
pero llueve diferente, como nunca,
aguacero que moja mi cuerpo distinto.

Llueve, es verdad, pero con otro nombre,
con otras palabras imposibles, verdaderas,
que no alcanzo a comprender
pero que estoy repitiendo sin fe,
voluntad o deseo,
con la brevedad muerta de mi boca,
mientras camino y sigo el ritmo húmedo de la lluvia
que cae y tiembla y cae,
cada vez con más intensidad
en una lenta procesión de gotas repetidas.

El cielo tiene anclas, cadenas de sal
irrenunciables, balcones desde donde mi alma
se abraza a la noche y reclama esa muerte
que no le pertenece.

Qué lluvia sin rostro y sin motivo,
que llega a traición con el anuncio de la muerte
entre sus manos, con su misterio y su desesperanza,
para ser perdón y reconciliación,
sombra abierta y descanso,
sobre esta tierra que me cubre y calla.
 
celebrinlas
 
 
 

687 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: