Ir a Posada de Mantecona
 


Amigos Dragones
Por Aldera
 
Una sombra cubre el cielo,
Sombra que brilla más que el sol,
Desciende y asciende,
Corre o planea.
De oro sus escamas y de plata sus garras,
En sus ojos pulidas gemas,
En su piel regalos de color,
Rubíes para los que arden,
Zafiros para los gélidos,
Azabache y malaquita para otros.
Aúlla el viento con sus alas,
Brisas suaves refrescan a los que no van a volar.
Maldiciones para los vivos oí,
Desprecio por los muertos.
En ningún lugar los quieren,
Malas famas les preceden,
De codicia y hostilidad.
Mas, todo ser tiene corazón,
en un principio estará vacío,
y a muchos, en el fuego o del frío,
Su vacío, con amor, para siempre se llenó.
 
Aldera
 
 
 

542 personas han leído este poema.


  

Comentarios al poema: