Ir a Posada de Mantecona
 


Relatos desde la sombra
Capítulo 1
De la creación de los murcielagos vampiros
Por [SETSUNA]
 
Dicen que las hordas de la oscuridad siempre son desordenadas y caóticas... yo llamo necios a los que opinan eso.
Lo que os voy a contar sucedió en tiempos sombríos, cuando el más oscuro de los señores se alzaba en su fortaleza de Angband. Él era el terrible Morgoth, el de la corona de hierro. A su servicio tenía a toda suerte de seres, desde los infames Orcos hasta los temibles Balrog, con sus látigos de fuego; incluso los hombres estaban a su servicio, ya fuese voluntariamente o como esclavos. Ni siquiera la tierra podía oponerse a la voluntad del señor de la sombra.

Los murciélagos, a los que yo pertenezco, en principio éramos mero relleno para las filas del ejército de Morgoth, pues no sabíamos hacer nada mas que atacar y defendernos por puro instinto, pero nuestro señor no tardó en pensar nuevas tareas para nosotros... el espionaje. Para ello tuvo que darnos una conciencia primero... y lo consiguió con la ayuda de los Maiar que fueron atraidos por su poder, los cuales adoptaron nuestra forma y mezclaron su sangre con la nuestra. Desde aquella unión, los murciélagos pasamos de ser animales normales a bestias horribles, con unas garras como cuchillos y unas mandíbulas que nada tenían que envidiar a la de un licántropo... ahora solo nos quedaba aprender su lengua. Y su método de aprendizaje era ciertamente peculiar: cogió a unos cuantos y les enseñó lo más básico de la lengua, entonces les dio una semana para enseñársela a los demás de su especie. Allí comenzamos a entender el verdadero poder de nuestro señor. Pasó la semana y eligió a diez de los nuestros. Les preguntó simplemente como se llamaban, pero ninguno contestó... Esto enfureció a Morgoth y a aquellos diez los mandó a ser desmembrados por los licántropos.

Esta vez nos dio tres días más para aprender la lengua. Como comprenderéis, ahora ninguno procuraba perderse las enseñanzas los "elegidos". Llegó el día y Morgoth volvió a llamar a diez de los nuestros, entre los que me encontraba, y nos hizo la misma pregunta a cada uno:
- ¿Cuál es tú nombre, escoria?,
Presa del pánico, el que me precedía intentó hablar pero solo le salió un gruñido... aun así nuestro señor pareció complacido:
- Tu serás Growl... –dijo-.
Y me miró a mi repitiendo la pregunta que en otro momento no me habría importado...
- ¿Cuál es tú nombre, escoria?-
Había comprendido que tan solo tenia que emitir un sonido… ¿Pero cual? No podría ser el mismo que el anterior... La expresión del Señor oscuro comenzó a endurecerse y en un rápido gesto emití un grito: ¡Setktma!

Me libré por aquella vez. Este era el método por el cual los murciélagos aprendimos a hablar.

La sangre de los Maiar nos dió longevidad extrema y nos permitia curar las heridas con suma rapidez, así como resistir la enfermedad. Fueron miles las campañas de espionaje que llevamos a cabo y nuestra efectividad no se ponía en duda… hasta el año cuatrocientos sesenta y cinco de la Primera Edad. Uno de los Silmarils fue robado a nuestro Señor y llevado al rey Thingol en Doriath, y Morgoth montó en cólera. Poco a poco, su confianza en nosotros fue disminuyendo. En los últimos tiempos incluso se mostraba reacio a usar nuestros servicios, y más de una vez soltó a los licántropos para hacernos entrar en cintura. Pues a veces, había revueltas entre los nuestros debido a la falta de confianza de nuestro Amo y más de uno le intentó traicionar.

Pasaron los años, y Morgoth se interesaba por el paradero de Turgon. Sospechaba que debía muy cerca y, sin embargo, siempre se le escapaba de las manos el poco rastro de los Eldar que conseguía detectar, y esto le hacía hervir la sangre. Decidió mandarnos a los infectos parajes del Gorgoroth, para buscar cualquier signo de los Noldor. Y los meses se acumulaban y el Señor se impacientaba...

En la parte más occidental del Gorgoroth nos topamos con un elfo en un río seco. Se hacía llamar Pengolod (hablaba consigo mismo en voz alta) y no hacía más que lamentarse por la separación de su maestro entre sollozos, y bebía de una jarra de vino. Ante semejante espectáculo, algunos de mi grupo pensaron en desollarlo vivo pero les advertí de que podría guiarnos hasta Turgon, si todo iba bien. Tras acabarse la jarra el elfo la dejó caer en unos arbustos para que no la encontrasen... la jarra casi acaba con uno de los míos, pero por suerte no ocurrió. El elfo se dirigió tambaleándose por el río hacia las montañas, cosa que nos extrañó muchísimo, puesto que la pared de las montañas era inexpugnable.

Pengolod caminó hacia una estrecha grieta en la pared, donde, a punto de alcanzarla, tropezó con una de las rocas y dio de bruces en el suelo. De la grieta surgió la figura de otro elfo, pero este lucía una armadura que brillaba a la luz de la luna. Rápidamente, incorporó al elfo ebrio y lo introdujo por la grieta. Nosotros les seguimos, aferrándonos por las paredes de la estrecha fisura. El elfo de la armadura portaba una lámpara de una luz pálida, pero que no se apagaba ante nada. La senda seguía entre tinieblas hasta que llegaron a una puerta: allí aparecieron más elfos con armadura y nos cerraron el paso, alguien nos había visto y comenzó la lucha. Muchos cayeron aquella noche, el Río Seco volvió a fluir con la sangre de mis congéneres, a duras penas conseguí volver al exterior de la grieta y esconderme a salvo de los Noldor. Nuestra misión había fracasado, volver en ese estado a nuestro Señor era ir hacia la muerte...

Decidí escapar, exiliarme voluntariamente antes que enfrentarme a una muerte segura (y de otro modo, horrible) y vagué por la tierra media conociendo a otros seres y lugares... pero eso ya os lo contaré en otra ocasión…
 
[SETSUNA]
 
 
 

678 personas han leído este relato.

SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 24-05-2005 Hora: 16:14
Me gusta. Ya lo he leído un par de veces, pero no sé por qué nunca te lo he comentado. De cualquier forma, está genial.

Fecha: 30-03-2005 Hora: 23:49
me ha gustado. Estoy esperando que sigas la historia.

Fecha: 20-03-2005 Hora: 23:42
Este tipo de relatos son los que me llaman la atención, porque abordan temas interesantes sin caer en los tópicos de siempre. Hay todo un vacío por llenar en cuanto a los vampiros de Tolkien. En cuanto al relato en sí me parece quizás algo difuso, pues no se ve muy bien realmente lo que nos querías contar, pero bueno quizás todo se vaya enriqueciendo con nuevos capítulos.

Fecha: 14-03-2005 Hora: 14:06
Coincido con Silon, de estructura bastante simple, pero a la vez efectiva. Sin embargo, lo que me llama la atención es la visión del vampiro de la Tierra Media. Todo el relato gira en torno a los recuerdos del protagonista, pero esos recuerdos tienen su origen en el vampiro animal, por lo que se puede leer, y deberían tener el origen en el maia que es el espíritu consciente que da vida a estos seres. Creo que ahí está erróneamente enfocado, los vampiros de la TM son espíritus maiar atrapados en cuerpos de monstruosos murciélagos, no animales "conscientes" apareados con maiar. No sé si me explico.

Fecha: 14-03-2005 Hora: 13:50
Bueno bueno, Mr.Set creo k deberias ampliar el relato hay muchos cabos por atar (quiero ver mas partes d esta historia iap T__T'') lo qual hace que me muestre interesada por tu relato : ) yo t animo a que lo continues!!!

Fecha: 14-03-2005 Hora: 02:41
que chulo

Fecha: 13-03-2005 Hora: 22:33
Se te nota que no sueles escribir, y no porque te expreses mal, sino por la simpleza del discurso. No obstante es una correcta e incluso fresca narración.
En cuanto al argumento, te quedas a medio camino de narrar una especie de génesis vampírica y una escaramuza contra elfos. Ni profundizas en una cosa ni en otra, lo cual no ayuda a la redondez de esta historia, que bien podría ser la de tu ficha.
Me gustaría destacar una frasem que te ha quedado genial, cn mucha fuerza y que le da empaque al asunto (para que sepas qué cosas has de buscar la próxima vez ): "el Río Seco volvió a fluir con la sangre de mis congéneres"

Fecha: 13-03-2005 Hora: 19:13
gracias por la ayuda ello

Fecha: 13-03-2005 Hora: 19:12
Pues que voy a decirte... con la de veces ya que lo he leido Pues esta muy bien, historia original... y no sé... ¿ñaña?