Ir a Posada de Mantecona
 


Los siete ejércitos
Capítulo 1
Enemigo a las puertas
Por radalghast
 
La fortaleza de Ahidún, conocida como la inexpugnable, muchas batallas se libraron a sus puertas, pero ningún enemigo que osase luchar contra el poderoso ejército escarlata cuando se encontraba en Ahidún vive ahora para contarlo, y en verdad es muy difícil conquistar Ahidún debido a varios factores. Su posición estratégica (al final del valle y sobre la colina del cuerno roto) la hacen inmune a muchos de los ataques normales de la época tales como emboscadas por sorpresa, pues desde la colina se dominaba todo el valle. Ahidún tenía a vista de pájaro forma de una gran cruz. En el ala oeste se encontraba la armería y la herrería donde se forjaban tan buenas armas, que en tiempos de paz se exportaban a casi todos los lugares de la tierra media, el ala este estaba ocupada por completo por una cuadra donde se criaban caballos tan rápidos como el mismísimo viento, en cambio el ala sur estaba destinado a dormitorios, cocinas, en general aspectos domésticos, y el ala norte el más importante contenía las dependencias de Gerberth, el capitán del ejército escarlata y el portón principal, aunque en el ala sur se encontraba una pequeña puerta trasera, todo esto junto con las murallas que la rodeaban y las múltiples atalayas con arqueros que la protegían, hacían de Ahidún si no la más una de las mejores fortalezas de toda la tierra media.

Pero la historia comienza cuando Gerberth mandó a uno de sus magos y dos exploradores, que partieron al alba con unos buenos caballos del ejército a explorar los alrededores ante la amenaza de saqueadores, todo el día la fortaleza estuvo inquieta, debido a que la exploración era rutinaria, sin embargo los jinetes no habían vuelto a la fortaleza. Al anochecer sonaron los cuernos que advertían de una presencia que se acercaba por el valle casi arrastrándose, muy lentamente, inmediatamente sonaron todos los cuernos y cundió el pánico, sobre todo entre mujeres y niños que se metieron en sus casas y atrancaron puertas y ventanas, hasta que resonó un grito por encima del estruendo.
-¡Son los exploradores, hay que ayudarles vienen totalmente exhaustos, comunicárselo a Gerberth!-gritó lo más alto que pudo para que los mensajeros se lo comunicaran a Gerberth, sabía que alguno le oiría y sin perder un sólo segundo iría en busca del capitán del ejército.
-sólo vienen dos...-dijo para sí el centinela apesadumbrado cuando los mensajeros se pusieron en camino a comunicarle la nueva a Gerberth.
El grito Provenía de uno de los centinelas que ocupaba la atalaya más cercana al valle, acababa de entrar en el ejército escarlata, era alto, fornido pelo rubio que le caía en mechones por la cara, su cara era de rasgos finos y con algunos de los rasgos característicos de los elfos plateados, aunque lo que más sobresalía de su cara eran sus ojos, uno era de color azul cielo y otro rojo como la sangre, era muy prometedor, muy hábil con el arco y la espada, pero por ahora estaba desempeñando de centinela, se llamaba Jairoi y se rumoreaba que estaba emparentado con los elfos plateados aunque nadie tenía la certeza de que fuera así ya que Jairoi no solía hablar con nadie y menos de su pasado.
Casi al instante apareció de una puerta Gerberth, uno de los hombres que más imponían de toda la tierra media a simple vista, iba cubierto por una capa de color granate con el escudo del ejército escarlata, una estrella y una luna, formando una cruz sobre esto había una espada y una vara cruzadas, todo esto componía el escudo del ejército. Además Gerberth llevaba siempre consigo una vaina que contenía a la espada de nombre Aibruk, dicha espada era temida y querida a la vez por toda la tierra media, se decía que la espada estaba encantada y que era imposible salir victorioso de un combate contra ella, aunque se decían tantas cosas por la tierra media que nadie llegaba a creérselo, la cara de Gerberth estaba surcada de cicatrices que dejaban constancia de sus grandes hazañas junto a su ejército, pero había una cicatriz en especial que comenzaba a la altura del ojo izquierdo y le cruzaba la cara en diagonal hasta llegar casi al cuello, era ancho de espaldas y de complexión fuerte se decía que era tan buen guerrero como amigable.
Cuando salió todos le miraron, se dirigió rápidamente hacia el portón de entrada a la fortaleza y exclamó-¡Abrid el portón, rápido!
Rápidamente los centinelas del portón comenzaron a abrirlo y cuando terminaron con la tarea, entraron los dos exploradores, ahora todo el mundo se daba cuenta de que faltaba un jinete, los exploradores tenían en verdad un aspecto lamentable, sucios, desgarrados y con heridas, incluso el mago estaba inconsciente y tenía una flecha clavada en una de sus piernas.
-¿Qué a pasado jinete, os han atacado?-preguntó Gerberth al jinete que quedaba consciente.
-Si...mi señor, Ruks...un ejer...cito de Ruks-respondió este como pudo.
En este punto creo que es conveniente saber algo más de los Ruks, los Ruks son unos guerreros bastante débiles en solitario pero en un ejército son muy difíciles de derrotar, además son una especie de monstruos con cara deforme y unos ojos inmensos de color rojo, en vez de nariz tienen un agujero en medio de la cara oscuro como la noche, y la boca es como la de los demás seres sólo que repugnante, dientes negros, labios morados y en carne viva... Son bastante bajos de estatura comparado con los hombres y muy ágiles aunque como en todas las razas hay diversos tipos de Ruks que ya explicaré más adelante.
-¿Cuántos soldado? dímelo y podrás descansar-interrogó Gerberth
-Muchos...unos...10.000...-respondió sin fuerzas y se desplomó enseguida.
-Llevároslos, que un mago se ocupe de curarles y luego dejarles descansar, ya han hecho bastante por hoy- ordenó Gerberth
Vinieron unos cuantos soldados y se los llevaron.
-Que toquen los cuernos, hay que prepararse para la batalla-le dijo a uno de sus capitanes, y se fue por la puerta por la que había aparecido poco antes.
Se empezaron a oír por toda la fortaleza los cuernos que llamaban a la batalla, un gran revuelo se originó en Ahidún, La fortaleza inexpugnable.
Al mismo tiempo que resonaban los cuernos de batalla, se escuchaban a lo largo de toda la fortaleza gritos de batalla tales como:
-¡Por nuestro capitán Gerberth!-y seguido a estos, gritos que los aclamaban.
Empezaron los jinetes a preparar a sus caballos, sus lanzas así como escudos, espadas... Los soldados de a pie a si mismo preparaban todo lo necesario para hacer frente a un ejército de 10.000 Ruks. Pero la peor parte en caso de derrota se la llevarían mujeres y niños debido a que los Ruks no son piadosos con sus prisioneros, les hacen trabajar y cuando no les sirven o para divertirse, les torturan y practican todo tipo de aberraciones. Por suerte en Ahidún había una puerta trasera por la que sí la batalla se ponía difícil, los niños y mujeres podrían escapar. Muy pronto todos los guerreros estuvieron preparados y en sus puestos, los arqueros sobre las murallas, y los demás al pie del portón por sí los Ruks conseguían penetrar en la fortaleza, Gerberth se encontraba a la cabeza del ejército con ese brillo en los ojos de alguien que a estado luchando en un sin fin de batallas, pero al mismo tiempo preocupado debido a que los Ruks eran 10.000 y ellos sólo 2.500.
Se hizo de noche y comenzó a llover sobre Ahidún, se veían a lo lejos muchas antorchas como si un ejército de luciérnagas se precipitara contra ellos, la batalla era inminente, todos se quedaron muy quietos pues a lo largo de todo el valle resonaban tambores de guerra.
 
radalghast
 
 
 

539 personas han leído este relato.

SIGUIENTE CAPITULO
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 09-03-2009 Hora: 09:58
Le doy la razón a sam, hay alguna que otra falta^^ Voy a leer loso tros capítulos

Fecha: 07-03-2009 Hora: 16:08
La base esta bien Parece que va a ser un relato mas de lucha y monstruo, pero si sabes encauzarlo bien, no llegará a aburrir

Fecha: 07-03-2009 Hora: 12:11
No voy a opinar, porque como dices, apenas esta empezado. Aunque si deberias cuidar mas la ortografia

Fecha: 07-03-2009 Hora: 12:05
dejen sus opiniones de como podría mejorar para ir mejorando el relato, muchas gracias

Fecha: 06-03-2009 Hora: 23:03
si podeis dejar vuestra opinión de que os parece como va el relato muchas gracias

Fecha: 06-03-2009 Hora: 19:25
Buenas este relato va a ser largo por lo que no está hecha ni la introducción por lo que tengan paciencia que me llevará un tiempo recuerdo NO ESTÁ TERMINADO casi ni empezado tenganlo en cuenta muchas gracias