Ir a Posada de Mantecona
 


Una historia más larga que 30 jornadas de caminata sin lembas
Capítulo 2
Por Elaerion
 
Bueno,como os iba contando en el anterior capítulo (ni que esto fuera una telenovela), fue al entrar en la pubertad cuando comencé a vivir mis primeras aventuras, pero como ahora comprobareis....ninguna de ellas es feliz.
Por aquel entonces, a la luz de las estrellas vivía en Cuiviénen una hermosa y joven dama elfa de mi edad. En verdad era realmente hermosa y todos los jóvenes de por aquel entonces andabamos enamorados de ella. Y no era para menos: piel blanca como el brillar de las estrellas; pelo largo,lacio y dorado; labios del color de las más hermosas rojas flores y ojos de un azul oscuro semejante a los fondos de la hermosa bahía en donde viviamos. Su cuerpo era objeto de versos y poemas de tantos enamorados que yo mismo nunca aspiré a intentar conquistar su amor, pero sorprendentemente acabé sorprendido.
Pasó que un día (bueno,en realidad era de noche,ya me entendeis) que estaba yo haciendo mis labores cuando apareció ella.
-Elaerion, ¿os importaria acompañarme en un breve paseo?
-Por supuesto.Esperadme un segundo.

Como habreis imaginado,en aquellos momentos el palpitar de mi corazón era tan fuerte que probablemente podrian haberlo escuchado hasta los mismisimos Valar de Aman, por lo que me apure en terminar lo que estaba haciendo y me reuní con ella.
Anduvimos por los montes de alrededor un buen rato,hablando de diversos temas, cuando, parándose y girándose hacia mi, con su maravilloso rostro iluminado por un dulce rubor, me dijo:
-Elaerion, quisiera que supierais una cosa....
-Decidme -dije yo,sorprendido.
-Veréis yo....os amo.
En aquel momento para mí,el tiempo en el mundo se paró y las edades dejaron de existir. Lo que yo habia anhelado durante tantisimo tiempo y que me parecia cosa tan lejana como las mismisimas estrellas, resultaba que se hacia realidad ante mi.Sólo pude contestar:
-Yo también os amo - le dije, mirándole directamente a sus increibles ojos.
Me sonrió y me pareció que ya todo era perfecto cuando, iluminado por la blanca luz de su sonrisa,me ofreció su mano para pasear más largo rato.
Pero desgraciadamente, mi felicidad no habria de durar mucho, ya que, horas más tarde, cuando nos dispusimos a volver al pueblo, algo terrible nos sucedio.
De entre los arbustos nos llegó un extraño sonido y ya fue demasiado tarde para huir cuando nos vimos rodeados de unos repulsivos seres que sonreian de manera diabólica, mientras se disponian a atacarnos. Yo, institivamente la cogí a ella y colocándola detrás mia, quise protegerla con mi cuerpo y mi vida, pues no podia soportar que a ella le pasase algo, ya que intuia que nada bueno nos iba a pasar.
Entonces,una de esas criaturas de abalanzo sobre mi con un objeto de brillante filo en su brazo, el cual al descargar esquivé a duras penas, aunque sufriendo un profundo corte en el hombro derecho. Pero respondí y con mi hombro le di un golpe en la barbilla al monstruoso ser al que ahora me enfrentaba y conseguí desarmarlo. Viendo que la única posibilidad de salir vivos de allí era protegernos matando a otros, le arrebaté el arma a aquel engendro y lo maté.
Pero,cuando me gire....el dolor que me acució en el pecho fue el más grande que pude sentir en aquel momento de mi corta vida, porque fui testigo de cómo una de aquellas bestias repugnantes mataba con una puñalada en el estómago a la flor más querida de mi corazón.
Con lágrimas en los ojos me abalancé sobre la maldita alimaña y le cercené la cabeza con el mismo acero del que estaba hecho el arma que le arrebataba por momentos la vida a mi amada. Y viendo que la única salida para nuestra salvación era un precipicio cercano al lugar de la lucha, sin dudarlo cogí en brazos a aquella mi vida que se expiraba y corrí hacia él. Pero en el último momento, cuando ya saltaba hacia en el vacio, sentí como algo se clavaba en mi espalda y acto seguido me sumí en las tinieblas de la inconsciencia golpeado en la cabeza.

Días estuve delirando y en mis sueños sólo escuchaba llantos y sollozos, y sólo veia caras compungidas por el dolor en los escasisimos momentos en los que mis ojos encontraban una leve brecha hacia la lucidez en medio de las tinieblas del sufrimiento.
Pero finalmente me desperté, me encontré en mi casa, extrañamente sólo. Asustado y aturdido me levanté como pude, y recordé el ataque de los engendros, de los....orcos. Entonces, buscando apoyo en un bastón, salí temiendo encontrarme con la masacre de mi pueblo por causa de un nuevo ataque. Pero no, el pueblo seguía bien, pero....estaba en duelo.
Vi a una comitiva que se acercaba y el corazón se me comprimio al reconocer entre los hombros de los elfos, sobre un pequeño altar y rodeada de orquídeas blancas, la que ahora era más que dolorosamente llorada. Aún guardaba su espléndida belleza, pero su cuerpo habia perdido el calor y el fuego que yo percibí aquella tarde en la que nuestros corazones se abrieron, mostrándola en un aspecto de postrer y sublime esplendor de su encantadora presencia. Entonces, percibí la realidad y mis ojos se anegaron de lágrimas; y lloré y lloré, hasta que los ojos se secaron por la pena, sólo dejándome con el lamento de mi corazón, con el frio que me dejaba el haberla perdido. Ella.... habia muerto
 
Elaerion
 
 
 

600 personas han leído este relato.

CAPITULO ANTERIOR
Haz click sobre las esquinas abiertas para avanzar o retroceder de capítulo

  

Comentarios al relato:
Fecha: 10-01-2005 Hora: 23:49
Esto está mucho mejor amigo. Además conforme más escribes y avanzas, pareces creértelo más, y mejor te sale, y más te gustas y gustas a las palabras que escribes. terminas con una narración muy fluida y que hace el cuento, no demasiado novedoso, entretenido. Ahora queremos saber más.
Por ponerte una pega te diría que te comes demasiadas tildes...

Fecha: 30-11-2003 Hora: 12:24
Ay... malditos orcos, repugnantes engendros de las entrañas de Morgoth el Oscuro, elq ue causó el gran apagón en Valinor, y por cuya culpa el precio de la luz de los silamrils se puso por las nubes... weeeeenno, creo que me estoy yendo por las ramas...

Lo que quería decir era que me había perdido esta segunda parte, aunque también es verdad que algunos asuntos me han retenido en Tol Eressëa y no he podido pasarme por esta agradable posada desde hace cierto tiempo...

De todas maneras, pasando a vuestra historia, o al menos a la segunda parte de ella... sigue siendo interesante, y está muy bien, aunque considero que habéis cambiado mucho el tono y el estilo narrativo entre, digamos, el primer "capítulo" de vuestra vida y éste segundo, aunque es algo comprensible, pues no es posible narrar estos tristes momentos de manera cómica...

Aunque desaparezca de tanto en cuanto, sabéis que cuando vuelva a esta posada, esta elfa estará interesada en leer más cosas sobre vuestra vida, que la ha cautivado...

Fairë Nainië
(Colacaoooo!!!!!)