Ir a Posada de Mantecona
 


 
 
 
 
Ardomir
(Huésped de la Posada
)
Raza: Hombre Dúnadan
Procedencia: Valladolid
Edad: 40 años

       
Aspecto: Pelo largo y negro, ligeramente rizado, tez curtida por los años a la intemperie. Penetrantes ojos grises, la vista siempre al frente, y la expresion grave, fruto de lllevar una pesada carga.

Historia: Soy el hijo menor de Tolomir, y me crié en eriador, en una apartada granja al este de Bree. Mi padre, como tantos otros de los nuestros, cayo frente a la sombra lejos de su hogar, entonces mi hermano tomo su espada y juro defendernos a mi y a mi madre.
Pasaron los años, creci, y aprendí la espada, fue mi hermano quien me enseñó, en los momentos que pasaba en casa con nosotros. Fueron tiempos relativamente felices. Entonces discutimos; lo recuerdo perfectamente, era la noche del 26 de noviembre del año 3002 de la Tercera Edad y tenía 21 años.
Aquella noche cometí el primero de los grandes errores que han condicionado mi vida; me marché y fue la última vez que volví a verlos con vida.
Durante los siguientes años estuve vagabundeando por Eriador, sin permanecer demasiado en ningun sitio, pasaba casi todo el tiempo a la intemperie, recorrí bosques, llanuras y montañas, y aprendí los caminos de la tierra.
Me enfrente a muchos peligros mientras viajaba, combati con orcos y con hombres y empece a ver que la misma sombra que guiaba a los orcos estaba presente en muchos de los hombres. Viajé hacia el sur, con la esperanza de que en un clima mas benigno, quizá diese paz a mi corazon, llegue a Gondor, y tampoco encontre lo que buscaba.
Entonces decidí volver a casa, hacía varios años que no veia a mi madre y quiza coincidiera con mi hermano, y podríamos arreglar las cosas.
A medida que avanzaba hacia el norte, hacia mi hogar, una sombra y una amenaza crecían en mi corazon, cuando por fin llegue, la granja estaba en ruinas, incendiada hace tiempo. Me encaminé a Bree, y pregunte por la suerte de los míos, fue entonces, sentado en esta misma mesa del Poney, cuando me contaron la historia.
Durante el invierno pasado unos bandidos habian asaltado la granja y asesinado a mi madre. Mi hermano se encontraba fuera y al parecer busco a los responsables a su regreso, les dio caza y casi perdió la vida en el intento, nadie supo decirme nada acerca del paradero de mi hermano, tan solo que marcho poco despues de recobrarse de sus heridas. De eso hacia entonces casi medio año. Soy bueno siguiendo rastros, pero no tanto, era demasiado tiempo como para plantearse si quiera intentar seguirlo.
Volvi a partir entonces, tambien era noviembre, como antaño, pero era el año 3008, no supe a donde dirigirme, asi que volví a vagar, mis pasos me llevaron a Rohan, donde permanecí un par de años, servi como explorador para los jinetes, pero no encontré tampoco mi sitio alli, así que seguí camino hasta Gondor, y luego segui camino hacia el sur buscando no se el qué, llegue al desierto y entonces cometí el segundo de mis grandes errores, combatí como mercenerio para unos y otros señores en Harad, alquilé mi espada al mejor postor y esto me llevo ha hacer varias cosas de las que aún hoy me arrepiento.
No fue hasta el 3017 que me decidí a volver, muchos de los ejercitos de Harad estaban siendo convocados en Mordor, y entonces recorde quien era mi Enemigo. Semejante movilizacion solo podría significar una cosa: guerra, y tenía claro en que bando no queria estar.
Viajé de regreso hacia el norte y estando en Ithilien fui a abordado por un grupo de hombres, vestían el emblema de Gondor, Faramir era su capitán, primero me hicieron prisionero, pues no se fiaban de mi y mi negativa a deponer mis armas no fue muy bien acogida.
Sin embargo aprendí, que Faramir era un hombre noble, y que sus iniciales resquemores no estaban motivados por otra cosa que no fuera un excesivo celo por su cometido. No se muy bien por qué lo hice, pero le ofrecí mi espada si tenia un sitio para ella, y por supuesto que lo tenía, durante los dos primeros años nos dedicamos a emboscar a los grupos que iban o salian de Mordor.
Entonces fue cuando nos alcanzo la guerra, nos retiramos a Minas Tirith y alli plantamos cara a Sauron, jamas creí que sobreviviría a semejante batalla, pero así lo hice, pocos tuvimos tanta suerte.
Al terminar la guerra volví a vagar por la Tierra, comprobando que era verdad que habiamos derrotado a la Sombra. Bueno, derrotamos a Sauron es cierto, pero aun quedan muchas sombras que erradicar, y dado que no tengo otra opcion mejor a eso me dedico como actividad profesional y como aficcion, pues nunca llegara el dia en que mi espada haya probado suficiente sangre de orco.

Habilidades: Soy un guerrero de campo y un hábil cazador. mi fuerza reside en mi espada y en las convicciones que la empuñan, he estado la mayor parte de mi vida al aire libre y si bien he pasado por serios apuros puedo afirmar que tengo mas esperanzas de vida a la intemperie que en una ciudad

Armas: Espada de doble puño
Arco largo
Daga

 
 
Última modificación de Ficha: Día: 12-11-2007 Hora: 17:08
Hospedado desde el día: lunes, 12 de noviembre de 2007 ...Han pasado 5133 días.
Registrado en el Foro: SI

Número de mensajes enviados: 2
Número de mensajes en la bandeja: 5
 
 
 
Calificación de los Huéspedes:

0/10 ( 0 votos)

ayuda
votaciones
La Ficha más valorada:
Nessornë
Nessornë
 
 
 

Han visitado 24 personas esta ficha

Panel de Mensajes

Ardomir tiene 5 mensajes

De: Odnallap  
Fecha: 04-05-2009 Hora: 13:40
Buenos días, huested del sur, le invito a leer la canción (Poema) de la Cerveza. Saludos. eppp

De: Elental  
Fecha: 21-01-2008 Hora: 13:35
Espero que cumplas millones de años más y que este día sea para rehacer metas...

Fecha: 15-12-2007 Hora: 13:15
Bienvendio, hombre del bosque

Fecha: 13-11-2007 Hora: 16:51
Bienvenido Ardomir, que en esta posada encuentres aquello que esperas.

Fecha: 12-11-2007 Hora: 16:51
Pasad y acomodaos, noble viajero, el fín de vuestro camino empieza en esta Posada, pero ¿quién sabe qué nos deparará el mañana?.


Aportaciones de Ardomir

Relatos: Este huésped no tiene ningún Relato
Poemas: Este Huésped no tiene ningún Poema

Visita la Ficha de otro Huésped